Alberto Fernández, Mauricio Macri, Nicolás del Caño, Roberto Lavagna, Juan José Gómez Centurión y José Luis Espert serán los protagonistas del primer debate presidencial obligatorio de cara a las elecciones nacionales del 27 de Octubre.

El primer encuentro de los candidatos se llevará a cabo mañana domingo en la Universidad del Litoral a partir de las 21 horas y será televisado para todo el país. Se lo podrá seguir, además, vía Internet y desde las Redes Sociales. Siete días después, en la Facultad de Derecho de la UBA, tendrá lugar el segundo de los encuentros. La información indica que en caso de llegar a la instancia de balotaje se repetirá este último escenario.

Un dato no menor es que de acuerdo a lo dispuesto por la Ley 27.337, que fuera votada en Noviembre de 2016, el debate es obligatorio e incluye la posibilidad de sancionar a los candidatos que no se presenten. 

La Cámara Nacional Electoral estableció que los temas se dividirán en cinco en el primer debate y en seis en el segundo. Relaciones Internacionales, Economía y Finanzas, Educación y Salud, Derechos Humanos y Diversidad de Género serán los temas sobre los que expondrán los candidatos enSanta Fe. Seguridad, Empleo, Producción e Infraestructura, Federalismo, Calidad Institucional y Rol del Estado, Desarrollo Social, Ambiente y Vivienda serán parte de la agenda del segundo debate. 

Todos los candidatos tendrán el mismo tiempo de exposición y habrá un espacio de intercambio para generar un ida y vuelta, sin que el inicio o el cierre recaiga siempre sobre el mismo candidato. Los candidatos presidenciales, además, podrán dirigirse contra cualquier contrincante pero éste tiene el derecho de no responder. Por otra parte ningún candidato podrá tener apuntes ni ayuda memoria, sólo un block de hojas en blanco y una lapicera para hacer apuntes.

Los moderadores elegidos por la Comisión Nacional Electoral para los debates fueron María Laura Santillán, Rodolfo Barili, Gisela Vallone y Guillermo Andino, para Santa Fe y María O’Donnell, Marcelo Bonelli, Mónica Gutiérrez y Claudio Rígoli, para Capital Federal. Los periodistas del interior del país no fueron considerados.

Los “rostros” conocidos en los grandes medios de comunicación de Buenos Aires pudieron más que el verdadero federalismo. Este aspecto y la posibilidad de solo “moderar” el debate  debieran ser revisados en el futuro. No pareciera, a priori, que los periodistas puedan cumplir con su verdadero rol: preguntar.   

El primer debate presidencial obligatorio podría ser una buena oportunidad  para que los candidatos expongan (detallando qué, cómo y con qué recursos) pretenden llevar adelante sus planes de gobierno.

La tarea no será sencilla y la mirada de todos estará, sin lugar a dudas, en lo que puedan decir sobre  economía, desempleo e índices de pobreza temas que constituyen algunas de las principales preocupaciones de los votantes. Un verdadero debate debiera ayudar al electorado a tomar una decisión respecto de a quien considera la mejor opción de gobierno para los próximos cuatro años.         

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí