Se llevó a cabo, recientemente, el primer Encuentro Interdiocesano de Jóvenes de Cáritas. Y en diálogo con La Portada Fernanda Sepúlveda Manrique, a cargo del Área de Ciudadanía y Jóvenes, informó que “participaron del campamento chicos de las Diócesis de Comodoro Rivadavia, Alto Valle, Neuquén, Río Gallegos y Esquel” remarcando que “el campamento estuvo orientado en la caridad”.

Señaló que “nosotros trabajamos cinco orientaciones pastorales: cuidar la vida, la misión, la familia, la comunidad y la casa” al tiempo que mencionó que “estuvimos en el barrio Ceferino visitando familias, se hizo una kermese y se mantuvo un diálogo con concejales de la ciudad”.
Indicó, además, que en un complejo del Parque Nacional Los Alerces “compartimos las actividades” y remarcó que el evento se concretó por primera vez ya que la intención “es incorporar a la juventud al voluntariado de Cáritas”.

Sepúlveda Manrique sostuvo que “se nota el compromiso de los jóvenes en las diferentes temáticas abordadas. Se fueron con muchas ganas de hacer cosas en sus comunidades. Todo lo que se hizo quedó plasmado en una proclama en la que señalan qué quieren como jóvenes en el camino de la caridad”. 

Destacó, asimismo, que “si bien nosotros organizamos el evento hay muchos actores sociales que participan” y en relación a los problemas que preocupan a los jóvenes manifestó que “se habló de la crisis institucional que vive la provincia (incertidumbre sobre la continuidad de su educación), falta de puestos de trabajo, adicciones, padres adolescentes, violencia y cuidado del ambiente”.       

Una proclama
“Los jóvenes que nos encontramos en Esquel soñamos con un futuro donde se respeten los derechos, seamos tenidos en cuenta y valorados. Con la unión de los jóvenes y adultos para lograr juntos transformar el mundo, sin olvidar a nadie y respetando toda creencia, con mente abierta para escuchar a todos, por medio de una buena comunicación y diálogo.
Soñamos con juventudes solidarias, comprometidas para trabajar en comunidad, que inviten a otros y otras a vivir y construir la caridad.
Por eso los jóvenes nos sentimos invitados a ser el ahora de Dios, a estar con Vos, por Vos y en Vos, luchando en conjunto por el otro sin importar quien, siendo solidarios y comprometidos con los más vulnerados. Queremos seguir acompañando las familias que más lo necesitan, valorando la vida y animando a avanzar.
Queremos mirar en profundidad nuestra realidad, para crear un presente donde podamos echar raíces de unidad y amor;
creando comunidades donde la transformación de la realidad sea posible, a través del servicio, el acompañamiento mutuo, la alegría del encuentro y el protagonismo de los jóvenes.
Para concretar nuestros sueños, necesitamos ser escuchados con la atención de los adultos y su confianza, sin dirigir ni sacar conclusiones, sino preguntándonos y haciéndonos parte de las decisiones. Sabemos que tienen mucha experiencia, por eso les pedimos que nos acompañen animando nuestro protagonismo, en espacios donde nos podamos sentir contenidos y cuidados.
Sentimos la necesidad de capacitarnos para vivir mejor y dar respuestas a las distintas problemáticas que nos atraviesan: la violencia, las adicciones, la discriminación, el daño a
nuestra casa común, etc. Queremos formarnos para realizar proyectos que puedan contribuir a sus soluciones y fortalecer los que ya funcionan. Es necesario, entonces, que acompañen y respalden nuestras ideas, con su presencia y también con los recursos necesarios.
Reforzamos e insistimos en la creación de espacios de encuentros como campamentos, festivales de danza y música, eventos deportivos que nos enriquecen, forman y contagian a más jóvenes. Cuando todo esto se difunde, crece y motiva la participación de otros jóvenes que conocemos y podemos sumar.
Nos sentimos animados por todo lo que queremos hacer, queremos caminar junto a ustedes y nuestro pueblo. ¿Nos acompañan a que nuestro compromiso transforme el mundo?”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí