Con la marca “Almazul”, Gonzalo Romano, profesor en micología de la Universidad, lanzó su primera producción de hongos comestibles a la venta con un gran resultado. El cultivo lo realiza sobre aserrín y hasta el momento ha obtenido tres especies de gírgolas.

Comenzó como un proyecto de investigación en la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos y Urbanos de Esquel y hoy se convirtió en un emprendimiento llamado “Almazul”. El investigador Gonzalo Romano había empezado a cultivar hongos comestibles con compost pero al no llegar a un buen resultado por las bajas temperaturas, decidió mudarse a un local en la ciudad y probar con el aserrín. El resultado fue exitoso y ya se encuentra comercializando su producción. Por el momento sólo el restaurante Pil Pil se encuentra ofreciendo platos con sus hongos y los interesados en adquirirlos deben contactarse con Gonzalo a través del mail: quierohongos@almazul.com.ar

Gonzalo Romano es micólogo especializado en diversidad, ecología y biogeografía de hongos agaricoides (hongos con laminillas). Además es profesor en micología de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.

Su investigación en la Planta de Tratamiento de Residuos comenzó a llevarse a cabo en agosto de 2016. Allí acondicionó un espacio para el cultivo de hongos a partir de los residuos recuperados pero las bajas temperaturas impidieron que el mismo prosperara así que hace dos meses decidió mudarse a un local en el centro de la ciudad y cambiar de especie. “Probé con cultivar dos tipos de hongos que crecen sobre el compost, como el champiñón y el portobello, pero se me presentaron dificultades técnicas y decidí pasarme a especies más versátiles como las que crecen en el aserrín: las gírgolas”, explicó Gonzalo Romano en diálogo con La Portada.

Romano trasladó hace dos meses su nueva planta de cultivo de hongos comestibles a un local ubicado en el centro de la ciudad. “Me gustaría hacer degustaciones, una en Esquel y otra en Trevelin, para dar a conocer el producto que se llama “Almazul” por esta idea de reutilizar todo lo posible”, sostuvo.

El joven emprendedor remarcó la importancia de incorporar los hongos en la alimentación. “Tienen propiedades antioxidantes muy buenas y las gírgolas, en particular, tienen muy bajo contenido de grasas para las proteínas que tienen. Son muy buenas para la gente que hace actividad física como también para el que opta por no comer productos derivados de los animales”, concluyó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí