La Asociación de Cannabicultores de la Cordillera Chubutense junto a otras instituciones de la ciudad evalúan la posibilidad de avanzar en la regulación y el trabajo organizado del cannabis a nivel municipal. Advierten que la actividad está descontrolada y que es necesario que la comunidad defina qué actitud va a tomar frente a esto. “Puede ser una fuente de trabajo y de recursos económicos para el municipio”, aseguraron.

Hace unas semanas se llevó a cabo una reunión entre miembros de la Asociación de Cannabicultores, la Universidad Nacional de la Patagonia, INTA, Cuidados Paliativos, el Consejo de Discapacidad y padres de hijos con autismo para continuar trabajando en el tema del cannabis.

“Nos juntamos con la idea de trabajar y recabar información certera, concreta y que sea relevante para el municipio. La idea es tratar de aplicar algo de lo que se está haciendo alrededor del país pero modificado y adaptado a nuestra realidad”, explicó en diálogo con La Portada Federico Galván, presidente de la Asociación de Cannabicultores de la Cordillera Chubutense.

En este sentido valoró el conocimiento y el espacio con el que cuenta la Universidad en la ciudad para avanzar en todo lo que se necesita como así también el resto de las instituciones de la ciudad. “Tenemos el Vivero Municipal y no faltaría más infraestructura para producir cannabis. La idea es que sea procesado y testeado por la Universidad y se dé a través del Hospital”, planteó. Sin embargo aseguró que para esto “se necesita un consenso social y político”, y señaló que “hay un montón de vacíos legales que los podríamos utilizar a favor porque todo lo que no está prohibido, está permitido y no se está haciendo”.

Galván insistió en que “el cannabis puede ser una fuente de trabajo y de recursos económicos directos para el municipio y la provincia. Y si nos ponemos las pilas, podríamos exportar cannabis a otros países. Todo eso no se está viendo o se está frenando hasta que no se defina quién se va a quedar con el negocio”. 

Advirtió que en la actualidad se está produciendo cannabis sin control y se comercializa a cualquier precio. “La gente está tomando cualquier cosa sin saber qué es lo que le corresponde cuando hay alternativas más sanas, más baratas y más eficientes en el tratamiento”, indicó.

De esta manera consideró necesaria la regulación del cannabis para evitar intoxicaciones, estafas y descontrol. “Tiene que haber un control, se deberían pagar impuestos y puede generar trabajo digno”, precisó.

Galván destacó en este sentido que “la idea es proponer distintos sistemas y que tanto el municipio como la comunidad definan de qué manera Esquel se va a parar frente al cannabis porque podemos ser punta de lanza o subirnos al tren que propone otra ciudad”. Por este motivo adelantó que desde la Asociación se encuentran analizando la posibilidad de presentar un proyecto de regulación y trabajo organizado del cannabis en el Concejo Deliberante. “Queremos que se cree una regulación municipal”, subrayó.

Por último, manifestó que se encuentran organizando para fines de año una nueva jornada de debate sobre el uso medicinal e industrial del cannabis en la ciudad con participación de reconocidos profesionales en la temática.

 

Foto ilustrativa

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí