Pablo Fleitas asumió hace algunos días la presidencia del Rotary Club y entre sus objetivos se encuentra la convocatoria a la comunidad para la concreción conjunta de diversos proyectos.

En esta entrevista con La Portada, este Ingeniero de Sistemas especialista en gestión informática, destaca el trabajo que realiza la institución poniendo énfasis en la función de conectar a quien plantea una necesidad con quienes están en condiciones de brindar una solución. “Vamos a ir en busca de la gente”, remarcó en relación al fortalecimiento de los vínculos del Club con la comunidad.

Adelanta, además, la labor a concretar en su gestión que tiene como lema “Rotary conecta al mundo” y destaca que “el Banco Ortopédico es uno de los programas más lindos. Cumple una labor social importantísima. Estamos tratando de abrir un Banquito Ortopédico en Trevelin”. Valora, también, el tradicional Programa de Intercambio.

La Portada: ¿Cuándo y por qué decidió dedicarse al trabajo  social?

Pablo Fleitas: Hace seis años que estoy en el Rotary Club e ingrese a través de un amigo (Víctor Hugo Serra). Mi primer trabajo, con el cual me ligué al Rotary, fue un proyecto de capacitación para la Escuela N°112 cuando hubo una donación de máquinas. Había que hacer una conexión a Internet y capacitar a los docentes para que pudieran usar programas con juegos para los chicos con fines didácticos. Luego trabajé en la Biblioteca de una escuela de Trevelin para el registro de libros y préstamos. A partir de allí pude trabajar en todos los proyectos que hoy maneja el Rotary.

L.P: ¿Cuáles son los objetivos de su presidencia?

P.F: Todos los años para cada presidente hay un lema distinto que se determina desde el Rotary Internacional. En mi caso es “Rotary conecta al mundo”. Actualmente contamos con muchos dispositivos electrónicos que funcionan para la comunicación de las personas. Estamos inundados de información, pero la paradoja es que con tanta información hay poca comunicación. Las Redes Sociales acercan mucho, pero también hace que el vínculo humano se vea distanciado. La propuesta del Rotary es revalorizar esos vínculos sin ir en contra de la tecnología. La idea es lograr una conexión para conocer la necesidad de la comunidad y quienes puedan proveer la solución. Muchos creen que el Rotary brinda la solución, pero no es así. El Rotary no es más que un gestor que detecta una necesidad y buscar quién la puede proveer uniendo esos extremos.

L.P: ¿Cuenta con un cronograma de actividades previstas para este semestre del año?

P.F: Todos los meses hay una temática en la que ponemos foco sin desatender las otras actividades que se realizan desde siempre como el apadrinazgo de escuelas. En Agosto vamos a fortalecer los vínculos en la búsqueda del mejor compañero para los estudiantes universitarios. En Octubre trabajaremos en la prevención de la Poliomielitis.

L.P: ¿Qué situaciones le preocupan en función de la compleja situación social?

P.F: Hay un ámbito enorme en el que trabajar, pero creo que podemos hacer cosas para el cuidado del agua. También podemos colaborar con la salud y de hecho estamos trabajando con la Cooperadora para poner en funcionamiento un digitalizador de imágenes para la Guardia que reemplazará las viejas placas negras por imágenes digitales. Esto tiene mucho beneficio tanto para el paciente como para el personal médico que no tendrá que esconderse detrás de una pared para realizar su trabajo. Trabajaremos, además, en la realización de un test de la Hepatitis C que es difícil de detectar. La salud y la educación son los casos más conocidos, pero también se puede trabajar en la generación de nuevos emprendimientos ante la falta de trabajo. Estamos trabajando, por ejemplo, para la adquisición de una impresora tres D para armar elementos que puedan ser vendidos y así tener una fuente de trabajo más.

L.P: ¿Cuentan, actualmente, con más pedidos de asistencia?

P.F: Yo le mediaría en pedidos más o menos importantes sin dejar de tener en cuenta que cada pedido es necesario. Sin dudas estamos pasando momentos en que las necesidades son más grandes que otras y hay muchas. Pero siempre surgen cosas.

L.P: ¿Cómo impacta en el Rotary la crisis económica?

P.F: Como en todos porque somos parte de la comunidad. Hay que romper esta imagen de que es el Rotary quien provee la solución. No tenemos la solución a todos los problemas, pero si buscamos en la sociedad a alguien que provea la solución que se necesita.

L.P: ¿Considera necesario estrechar los lazos con la comunidad?

P.F: Tenemos un programa que se llama Imagen Pública el cual tiene como fin hacer conocer más a la comunidad cómo trabaja el Rotary para desmitificar la idea de un club cerrado. La intención es que la comunidad nos conozca cada día más y que participe en la concreción de proyectos. Se cree que somos un grupo de personas adultas que nos juntamos una vez por semana, pero en realidad tenemos cinco grupos y uno de ellos está compuesto por chicos de hasta 18 años. Hay otro grupo de mayores de 18 años y profesionales jóvenes. La rueda interna está conformada por personas que no necesariamente son socios del Club y están los rotarios. Y se está armando un pequeño Rotary en la localidad de Trevelin.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí