Equinoterapia: Un fallo que generó expectativas

0

A través de una sentencia inédita firmada por la jueza María Andrea García Abad de Trelew, la obra social SEROS se vio obligada a cubrir el 100 % del tratamiento bajo equinoterapia de un menor  de 14 años con una condición asociada al autismo. La noticia rápidamente llegó a la Fundación que trabaja con el método en Esquel. Hay entusiasmo.

En diálogo con diario La Portada, Andrea Pizzolito, referente de la Fundación de Equinoterapia, explicó que la situación planteada por unos padres en la Justicia de Trelew es similar a la que viven muchas familias ya que las obras sociales no contemplan el tratamiento con el caballo. Es una modalidad que “no existe” para las prestadoras, lamentó.

No la reconocen debido a que “no está dentro de las prestaciones básicas médicas ni de discapacidad”, soltó, advirtiendo que no hay una ley nacional.  “Cuando los padres recurren a las obras sociales” para solicitar la cobertura la respuesta es negativa, cuestionó. Una normativa provincial fue el argumento utilizado por la jueza en el reciente caso de Trelew.

En Chubut existe jurisprudencia establecida pero “no la reglamentación” por parte del Ministerio de Salud. Ponderó, asimismo, que el fallo de la magistrada sienta un precedente no sólo en la provincia sino que en todo el territorio argentino. “Hasta la fecha no había ningún juez que haya determinado lo que hizo María Andrea García Abad”, añadió.

Seis años de trabajo

Por otro lado, recordó que la Fundación tiene seis años de vida y precisó que la equinoterapia es, básicamente, la utilización del caballo como medio terapéutico para determinadas condiciones médicas. “Es de rehabilitación”, enfatizó en la entrevista concedida a este medio, detallando que colaboran cinco profesionales de la salud (kinesiólogos, psicólogo y un especialista en motricidad).

Indicó que poseen un predio a la vera de la Ruta 259, camino a la localidad de Trevelin. “Tenemos un grupo de auxiliares para el manejo del animal y asistencia”, repasó. El equipo se completa con los voluntarios. “Trabajamos con niños y adultos. No tenemos límites de edad. Incluso hemos empezado con bebes de seis meses”, contó.

Resultados

Comentó que el usuario llega por derivación del médico, motivación espontánea de la propia familia y pedidos de distintas instituciones como escuelas, el Servicio Protección de Derechos o el Centro de Día para Personas con Discapacidad, por ejemplo. Aclaró, a su vez, que debe existir una indicación previa del profesional de la salud para luego comenzar con la terapia.

La equinoterapia, planteó, sirve para tratar no sólo problemáticas vinculadas con la movilidad y los trastornos de desarrollo sino que además otros ligados a la falta de comunicación e interacción. El autismo. “Pueden abordarse también otros tipos de situaciones. Es muy amplio”, acotó Pizzolito en la charla con La Portada.

“Más allá de cuántas personas se recuperaron lo que nosotros podemos percibir es el disfrute de cada uno en la actividad. Trabajamos con jóvenes que estuvieron toda una vida metidos dentro de un consultorio. Que ellos vayan a terapia y que no quieran dejar es para nosotros el mayor éxito. Es nuestra gran alegría”, subrayó.

Por último, informó que la Fundación está en pleno receso invernal y que las clases se retoman ni bien mejoren las condiciones climáticas. “La idea es volver en agosto o septiembre”, completó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí