“Vocación de servicio” sería tres palabras que podrían definir a las personas que a diario arriesgan su vida por sus vecinos. Ser bombero voluntario requiere, además, fortaleza de espíritu y el constante apoyo del círculo familiar. Volver a conducir el Cuerpo Activo, luego del retiro, denota también el importante compromiso con la institución.

Este es el caso de Miguel Andén quien en esta entrevista con La Portada relata su experiencia de 32 años de servicio, las modificaciones que traen aparejados los avances tecnológicos y destaca el importante lazo establecido con la comunidad que excede el aspecto económico.

La Portada: ¿Cuándo y por qué decidió ser bombero?

Miguel Andén: El 7 de Julio de 1987 me anoté en el Cuartel. Yo vivía a dos cuadras y venia al Cuartel a jugar al fútbol haciendo afines con la gente del lugar. Ya pasaron 32 años de eso. Hice la carrera de Bomberos incluyendo los 8 años de cadete.

L.P: ¿Cómo fueron los primeros años de trabajo y qué diferencia encuentra con la actualidad?   

M.A: En esa época era mucho más rustico. Hoy la tecnología suple muchas cosas que antes se hacían a mano. Hay muchas herramientas nuevas para utilizar en los rescates e incendios. Antes nos poníamos, por citar un ejemplo, un pañuelo de cuello mojado en la nariz para evitar el humo. Hoy tenemos equipos autónomos que libran de todo eso. Antes teníamos mamelucos remendados y ahora los tenemos de última tecnología. Los equipos de comunicaciones también mejoraron y las capacitaciones son diferentes: ahora se puede hasta estudiar por Internet más allá de que la práctica es otra cuestión. Hubo, además, un cambio generacional y se debe estar a tono.

L.P: ¿Lo que se mantiene es el espíritu de vocación de servicio?

M.A: Si, eso lo notamos cada vez más. En la última incorporación hubo doce personas. Cuando se abren las inscripciones se anotan entre cuarenta y cincuenta personas. Tras la verificación de los antecedentes queda la mitad y con el curso que tiene sus cosas tediosas (porque muchos pretenden llegar y salir ya en la autobomba) queda la mitad de la mitad. Este año tuvimos un grupo estable de doce personas que terminó la capacitación. Es un grupo muy bueno.

L.P. ¿Cuáles son momentos más complejos que tiene presente de su carrera de bombero?

M.A: Los hechos que marcan en realidad son los feos.  Recuerdo el incendio del aserradero de Pellech. En ese incendio se quemaron dos nenes que estaban en la casa del cuidador. Otro hecho fue un accidente en el marco de un curso de capacitación que hacía en Buenos Aires: en una picada un auto se metió debajo de un camión grúa decapitando a los ocupantes que llevaban dos criaturas. Cuando hay niños involucrados  estos hechos siempre me produce un algo. Estos son dos los recuerdos más traumáticos. Cosas lindas hay un montón para contar.

L.P: ¿Por qué decidió volver a la jefatura del Cuerpo Activo?

M.A: Me retiré con 27 años de servicio y después de un tiempo hubo una serie de cuestiones dentro del Cuartel y la Comisión Directiva decidió buscar alguien con más experiencia porque se fueron los jefes que estaban. Me convocaron y dije que sí con la intención de colaborar por un tiempo determinado. La idea es formar una estructura piramidal capacitando a la gente para que pueda ascender y en ese momento mi tarea estaría cumplida. Cuando uno se retira se acostumbra a otro ritmo de vida y tiene otras prioridades como estar con la familia.

L.P: ¿Cómo evaluaría la relación de Bomberos con la comunidad?

M.A: Tenemos un lazo muy firme con la comunidad. Para funcionar tenemos dos casos importantes: la comunidad que nos sostiene económicamente y su apoyo codo a codo lo que me parece más importante. Nosotros tratamos de devolver todo esto con capacitación, siendo cada vez más profesionales y estando a la altura.

L.P: ¿El funcionamiento del Cuartel Segundo es un objetivo a cumplir?

M.A: El problema que tenemos es la falta de instalación del servicio de gas. Parece que Bomberos no es una prioridad y tenemos que esperar como todos. De todas maneras ya tenemos un diagrama dividiendo este Cuartel en dos. Fuimos haciendo una proyección de comprar los elementos de a dos para tener dos Cuarteles con el mismo nivel. Con el personal se pensó derivar a quienes viven de la calle Volta para arriba hacia el Cuartel Segundo. Con el incremento del parque automotor llegar hacia ese sector de la ciudad se complica. Es muy importante para nosotros reducir el tiempo de respuesta por lo que necesitamos ya estar en ese edificio que al no estar ocupado se está deteriorando.

L.P: ¿Qué considera que requiere Bomberos?

M.A: Este Cuartel, económicamente está muy bien, gracias a la gestión del municipio que actualizó la tasa que se abona con la boleta de la Cooperativa. Igual hay que decir que todo el equipamiento se debe comprar en dólares y eso antes era una plata, pero ahora es otra. Nosotros, además, somos cincuenta entonces es mucha plata teniendo en cuenta que hay que renovar el equipamiento cada cinco años. No se puede esperar mucho de Provincia y sé que deben el aporte del subsidio. A nosotros ese subsidio no nos mueve la aguja, pero hay Cuarteles que esperan todo el año el ingreso de ese dinero porque les significa mucho. Hay Cuarteles que sin ese aporte no pueden funcionar porque están en comunidades pequeñas. Creo que le exigimos mucho a los bomberos y me parece que en algún momento se tendrá que pensar en algunas donaciones pagas porque se hace cada vez más grande el requerimiento como por ejemplo en aspectos legales. El voluntariado no está en extinción, pero el requerimiento es cada vez mayor y debe haber algún incentivo.

L.P: ¿Qué mensaje dejaría a las familias de los bomberos y a la comunidad?

M.A: A mi familia el expresaría mi agradecimiento porque esta actividad me apasiona y sin ese apoyo no la podría llevar adelante. Bomberos no se hace, se nace y no hay nada más lindo que tener el apoyo de la familia para cumplir con la tarea que nos gusta. Esta es una institución muy noble. No cualquiera es bombero. Ser bombero es escuchar la sirena y que se te erice la piel, es compartir el día a día y tratar de ayudar al compañero cuando está cabizbajo. Este grupo tiene todo eso. Agradezco el apoyo de las familias porque sin eso no sería posible. A la comunidad de Esquel le diría que esté tranquila porque hay un grupo de gente que está a la altura de las circunstancias para todo lo que necesiten.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí