Los nuevos casos de femicidios ocurridos en los últimos días hacen repensar en la ausencia de políticas públicas que tienda a prevenir estos hechos.

Los casos que tuvieron lugar en Neuquén, San Salvador de Jujuy y en la localidad bonaerense de Marcos Pas se cobró la vida de tres mujeres sumándose a las estadísticas que si bien no dejan de ser números nos dan una idea clara de la gravedad de la problemática que afecta a miles de mujeres en todo el país y que merece la atención de quienes tienen la obligación – desde el ámbito municipal, provincial y nacional – de dar prontas respuestas y poner en práctica acciones claras.

La Asociación Civil La Casa del Encuentro, desde su sitio web oficial, informa que entre 2008 y 2017 se registraron 2.679 femicidios. Uno de los últimos informes de la organización no gubernamental, relacionado con los casos de femicidios en Argentina, señala que se produjeron entre el 1º de Enero y el 31 de Octubre de 2018 “en promedio un Femicidio cada 32 horas en nuestro país” y detalla que se trata de “225 Femicidios y Femicidios Vinculados de mujeres y niñas. 29 Femicidios Vinculados de hombres y niños” y que a raíz de ello “250 hijas e hijos quedaron sin madre, 169 (más de 67%) son menores de edad”.

Es claro, teniendo en cuenta las estadísticas y el impacto en cada núcleo familiar ante la pérdida de su ser querido como consecuencia de un femicidio y el espacio que se ganó (en la calle y a fuerza de hacer oír su voz) el colectivo “Ni Una Menos”, que es urgente la aplicación de políticas públicas concretas y eficaces que cuenten, además, con un presupuesto acorde a la gravedad del problema.

Quienes entienden de la problemática y de la necesidad de encontrar soluciones en el corto plazo exigen el cumplimiento efectivo del Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, cumplimiento de una Única Estadística oficial sobre violencia sexista y Femicidios, incluir en las estadísticas de Femicidios que publica la Corte Suprema de Justicia los Femicidios en que el agresor se suicida, capacitaciones obligatorias a jueces, fiscales,  abogados y Fuerza de Seguridad en materia de género, inclusión de la perspectiva de género en los concursos a cargos en el Poder Judicial y Ministerio Público.

Solicitan, también, una Ley Nacional para que personas denunciadas por violencia de género no puedan ejercer cargos públicos o la suspensión de los mismos hasta el cese de la causa, apertura de Oficinas de Violencia Domestica de la Corte Suprema de Justicia en todas las provincias tendientes a agilizar el acceso a la justicia, celeridad en el proceso de denuncia en la Oficina de Violencia Domestica y en las Comisarias de la Mujer, protección integral y efectiva desde una perspectiva de género para la mujer víctima de violencia, reglamentación y puesta en marcha del Cuerpo de abogados para víctimas de violencia de género Ley 27210 que garantice el acceso a la justicia con patrocinios jurídicos gratuitos, creación de Fueros Especializados en Violencia de Género en el ámbito de la Justicia, garantizar el derecho de la niñez con un patrocinio jurídico especializado y capacitado en la temática para que las hijas e hijos de las mujeres víctimas de Femicidios sean representados y escuchados por la justicia.

Se pide, además, la asignación de un subsidio económico equivalente a una jubilación mínima por tres años a las mujeres en situación de violencia, licencia por violencia de género en todos los ámbitos laborales (no menor a 20 días anuales y su inclusión en los Convenios Colectivos de Trabajo), creación de una comisión intersectorial para el cumplimiento efectivo de las normas existentes en materia de violencia de género a nivel nacional, incorporación de la temática de violencia sexista en todas las currículas educativas de los diferentes niveles y capacitaciones obligatorias a profesionales que trabajen con la temática de violencia en diferentes dependencias estatales de todo el país.

El inicio del camino podría ser escuchar estos pedidos. Solo falta decisión política y el momento es ahora porque cuando se dice “disculpen, nos están matando” no es una frase hecha. Es una realidad que duele y una tragedia que se cobra la vida de muchas mujeres y deja a sus familias en el más profundo desconsuelo.

Foto: Imagen ilustrativa.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí