Cada vez son más los niños, adolescentes y adultos que practican este deporte. Ante esta necesidad, Andrés Toro, un joven skater, tomó la iniciativa de abrir la primera escuela de skate en la ciudad. Las clases se brindan los días lunes, miércoles y viernes de 16.30 a 18.30 horas en el skatepark, recientemente inaugurado en el predio del Estadio Municipal.

Durante años los skaters pidieron pista en la ciudad. Andrés Toro fue parte de una de las tantas generaciones que llevó adelante el histórico reclamo. Mientras tanto el deporte iba creciendo en el país y no quedaba otra que aprender a patear en la calle con todos los riesgos que eso implicaba: golpes, accidentes e insultos. Finalmente la lucha tuvo su fruto y en febrero de este año se logró la inauguración del tan esperado skatepark, hoy considerado como uno de los más importantes del país.

Ya con un espacio donde practicar y ante el creciente interés por este deporte de grandes y chicos, Andrés decidió conformar una escuela de skate, la primera en Esquel. “El espacio estaba destinado a niños y niñas de 5 a 10 años pero después se fueron incorporando adolescentes y adultos así que armé diferentes grupos”, explicó.

Las clases se dictan los días lunes, miércoles y viernes de 16.30 a 18.30 horas en el skatepark, ubicado en predio del Estadio Municipal. “Es obligatorio el uso de los elementos de protección: casco, rodilleras y coderas”, advirtió.

Hoy la escuelita cuenta con ocho alumnos fijos, entre niños y niñas, más otros cinco que no van los tres días porque realizan otras actividades. El costo es accesible, la hora sale 75 pesos y la clase 150. A medida que se sumen más, el precio se irá reduciendo y la idea es que en algún momento sea totalmente gratuito. Hoy la actividad es autosustentable así que lo que se recauda es para la compra de elementos y mantenimiento del espacio.

El joven confió que se animó a abrir la escuela tras conocer la experiencia de un amigo suyo, Matías Alvarez, que hizo lo mismo en Lago Puelo. “Me inspiró a hacerlo acá porque es la manera de ayudar a que el skate crezca en la ciudad”, apuntó.

 

Un deporte familiar

Andrés desmitificó que el skate sea un deporte extremo y de riesgo. “Nos cuidamos entre nosotros mismos tanto adentro como afuera de la pista. La idea es pasarla bien y compartir un lindo momento entre todos”, aseguró. Mientras que destacó que en el skate “hay un sentido de familia, identificación y de grupo que es más fuerte que en otros deportes”.

De esta manera invitó a los niños, adolescentes y adultos a acercarse a este deporte. “Van a encontrar amigos, mucho compañerismo, valores y una actividad que si bien es individual te va a hacer sentir en familia”, prometió.

Además señaló que genera una actitud física y ayuda a sobreponerse a los golpes. “El skate es caerse y levantarse, uno aprende a ser persistente y esto es lo necesitamos saber para nuestra vida”, comentó.

Andrés comenzó a andar en skate a los 11 años, dos años antes de que se inaugure la pista de Trevelin. Sus primeros pasos fueron en la Plaza del Cielo y en el centro, entre otros espacios. “Ahora que andamos en pista es mucho mejor porque no corrés riesgo con los autos y nos sirve para practicar y entrenar. La gente empieza a progresar cuando se puede ejercitar en un lugar. La calle sería el potrero y la pista la cancha oficial”, declaró.

Compitió en ciudades como Córdoba, Puerto Madryn, Lago Puelo, Trevelin y Esquel donde pudo divertirse y también estar cerca del nivel profesional.

Una pista sin mantenimiento 

El skatepark se inauguró a principio de este año, sin embargo los skaters de la ciudad aseguran que ya se encuentra deteriorado por su falta de mantenimiento. Al respecto, Andrés Toro pidió al área de Deportes de la Municipalidad de Esquel que destine personal para esta tarea como lo hace con la cancha de fútbol y la pista de atletismo. “El skatepark está bien emplazado, es uno de los mejores del país pero se deterioró bastante. Los materiales se fueron picando y algunos bordes están dañados porque hicieron todo a las apuradas para inaugurarlo cuanto antes”, indicó y advirtió que hay maderas con clavos, un potencial peligro para los chicos.

Además recordó que todavía falta un espacio verde como hay en todos los skatepark del país. “No hay espacios para que la gente se pueda sentar entonces lo hacen en la pista  y corren el riesgo de salir lastimados”, dijo.

Agregó en este sentido que “el mantenimiento lo ve el que lo usa y si no se ocupan de esto lo vamos a hacer nosotros”.

Alto nivel

El joven skater señaló que el nivel en Esquel “es bastante pujante y creció mucho a partir de la creación del skatepark de Trevelin en 2011”, y agregó que “hoy los chicos salen de la escuela y se van al skatepark a practicar, así que esto nos da el aval para hacer una competencia a nivel nacional en la ciudad”.  

En este sentido sostuvo que uno de los objetivos es que la ciudad pueda ingresar al calendario deportivo. “Nuestro skatepark es de alto nivel tanto por la transición como su rampa y el bowl, que es profesional. Da para crecer y progresar. Sólo nos está faltando un poco más de apoyo del municipio”, planteó.

Por último, Andrés manifestó que se encuentra muy contento de poder transmitir la pasión que siente por este deporte tanto a niños como grandes y espera que el skate continúe creciendo en la ciudad.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí