Ida y vuelta en scooter hasta el fin del mundo

0

Lina y Andrés son dos colombianos que llevan viajando más de un año en moto por distintos países de Latinoamérica. Arribaron a Esquel después de concretar el sueño de llegar hasta Ushuaia y ahora preparan sus motocicletas de baja cilindrada para regresar a Colombia pero sin apuros.

La curiosidad, el deseo de nuevas experiencias y el hartazgo por una vida convencional fueron el disparador para emprender un viaje sin tiempo que arrancó primero por el interior de Colombia y continuó después con el ambicioso plan de llegar hasta el fin del mundo.

Lina Moreno y Andrés Salgado, ambos amantes de las motos, renunciaron a sus trabajos en Bogotá, vendieron todo lo que tenían y se compraron dos scooters 125cc para comenzar con esta aventura. Desde entonces se mantienen en el camino, buscando amigos y lugares, como los que encontraron a su paso por Esquel, antes de arrancar posiblemente mañana rumbo al norte.

El viaje se costea haciendo changas de todo tipo o vendiendo artesanías. “Vamos trabajando en ruta y a la par traemos algunas cositas de Bogotá, como llaveros, gorras, algunas artesanías como areticos que hemos elaborado”, explica Lina. “Andrés es fotógrafo y también sustentamos nuestro viaje intercambiando postales de sitios turísticos de Colombia.

“Hemos hecho trabajos de jardinería a cambio de comida u hospedajes, también mudanzas, convenios de fotografía o trabajos audiovisuales. Hacemos de todo para seguir viaje”, confió Andrés, quien anticipó que el jueves van a estar partiendo hacia la localidad rionegrina de El Bolsón. “Queremos conocer los lugares que cuando pasamos camino a Ushuaia vimos muy rápido, ahora vamos volviendo con más calma y tranquilidad para seguir conociendo”.

Hasta ahora ya hicieron un trayecto que se extendió por 6 meses entre Bogotá y Esquel, pasando por Tierra del Fuego. Pero en realidad el viaje arrancó 8 meses antes con un periplo iniciático por su tierra natal, Colombia, completando un año y dos meses.

“Vinimos hasta Esquel y de aquí sin una de las dos motos continuamos hasta Ushuaia. Y luego volvimos, recorriendo casi 4600 kilómetros entre la ida y la vuelta. Pero ahora vamos a continuar la ruta hacia Bolsón y Neuquén, también tenemos previsto llegar a Buenos Aires y seguir cruzando otros países”, adelantó Andrés.

Sobre las motocicletas que utilizan para semejante viaje, aclaró que lejos de las grandes motos que uno podría suponer utilizan dos scooters, yamahas 125 que define como “muy fieles, pequeñitas pero viajeras”.

Ante la consulta de porqué eligieron cilindradas bajas para un viaje tan largo Andrés aclara que tienen que ver con la necesidad de tener más tiempo. “En una moto grande se recorre mucha distancia en poco tiempo, se puede recorrer 1000 kilómetros en un día con una moto grande. Pero en esos 1000 kilómetros son muchas las personas que dejas de conocer y las ciudades que dejaste de pasar, sólo por ir más rápido”.

La moto pequeña dice que “obliga a parar, a bajarte y conocer los lugares, a disfrutar, y te obliga a hacer muchos amigos. Andamos a 50, 60 o 70 kilómetros como máximo y de recorrido lo máximo que hacemos son 400 o 450 kilómetros. No más que eso hacemos”.

Desde que partieron confiesa que en este año y dos meses pasaron las mil y una. “Muchas y muchas historias tuvimos: Nos hemos quedado sin combustible, o hemos tenido que aguantar con una salchicha, o con un poquito de fiambre y queso y a seguir. Siempre hay nuevas historias”.

Lina por su parte hace mención a la relación de pareja en medio de los imprevistos propios de la ruta. “Somos novios con una relación que lleva 9 años, y ahí andamos, pero debo aclarar que la convivencia en el viaje, que es 24/7, es un poco hostil”. En esto Andrés coincidió con Lina en que se hace complicado. “Complicado como el clima, el frío, la nieve o el hielo, son muchas cosas que tienen que ver. Pero de todos esos factores uno se hace más fuerte en el viaje, conoce y aprende”.Para terminar, Lina explica que era el momento para realizar este sueño, “ es ahora que estamos jóvenes, que tenemos salud y todavía no tenemos hijos. Dijimos: salgamos a comernos el mundo, cansados de estar en la monotonía y la rutina de la casa al trabajo y del trabajo a la casa”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí