Entrevista: “Ninguna tropa argentina se rindió”

Con esta afirmación Miguel Solís, veterano de Malvinas, recuerda el final de la Guerra. Destaca el valor de los 649 argentinos que perdieron la vida en el conflicto bélico con Inglaterra y asegura que “el amor por la bandera” de los soldados fue reconocido por los propios ingleses. Cree que la sociedad no está en deuda con los veteranos, pero considera necesario que “en las escuelas se hable de nuestros héroes con nombre y apellido”.

0
1003

Tiene 55 años y una familia que abre las puertas de su hogar con mucha calidez a quienes los visitan. Sentirse un extraño es imposible. La tranquilidad de Aldea Escolar está siempre presente en la conversación amena.

Fue bombero desde los 14 años y en 1982 fue convocado para partir hacia Malvinas. Era, por entonces y con sólo 18 años, chofer de ambulancia. Su nombre es Miguel Solís y en esta entrevista con La Portada relata su historia.

El frio, el hambre, la tristeza de haber sepultado a sus compañeros y el miedo a un posible ataque de los ingleses a ciudades argentinas son parte de sus recuerdos. Haber sido prisionero de guerra y tener que ocultar su condición de veterano para conseguir empleo también forman parte de este diálogo emotivo – que se refleja en las lágrimas contenidas-  días antes de conmemorarse un nuevo aniversario de la Gesta de Malvinas.

La Portada: ¿Dónde se encontraba y qué sintió cuando fue notificado que debía ir a Malvinas?

Miguel Solís: Me encontraba en Comodoro Rivadavia. Fui a hacer la instrucción derivado de Trelew al Comando Radioeléctrico. Desde el Comando fue derivado para formar parte del Hospital Militar en KM 8. Ya estaba prestando servicio allí cuando nos enteramos que iríamos a Malvinas el mismo día que teníamos la orden de abordar un avión. Yo cumplía funciones como chofer de ambulancia y viajé en un avión Hércules. Se comentaba entre el grupo que estaba la posibilidad de ir. Uno de mis compañeros no quería ir así que me ofrecí en su lugar. No se comentó con los superiores, fue algo que se acordó entre nosotros. Me pareció sensato lo que pensaba mi compañero y yo sentía ganas de ir. Era bombero voluntario y la idea de ofrecerse siempre estaba.

L.P: ¿Tuvo tiempo de avisar a su familia que partiría hacia Malvinas?

M.S: Muy pocos pudieron informar. No estaba permitido eso y tampoco se tenía los medios. En aquellos años en mi familia nadie tenía teléfono y el celular no existía. Fue imposible avisar, pero tuve la suerte de hacerlo ya desde Malvinas a través de un amigo de Gaiman que estaba como radio operador en la casa del Gobernador. Él nos ofreció la posibilidad de comunicarnos y yo lo hice al Cuartel de Bomberos de Trelew para que avisen a mi familia que estaba bien.

L.P: ¿Cuánto tiempo estuvo en Malvinas y cuáles son los recuerdos más presentes?

M.S: Estuve 71 días. Siendo prisionero de guerra perdí la noción de las fechas. Entre los veteranos pasa que no recordemos bien las fechas porque no había reloj ni horarios. Uno se adaptaba y trataba de descansar sin tener en cuenta los horarios. Doy gracias a Dios de tener el honor de haber participado. No estábamos de acuerdo con la Guerra, pero existiendo preferíamos estar nosotros y no que estuviera otra gente. Una guerra es muy mala, pero (aunque suene contradictorio) no hay un veterano que no quisiera participar si fuera necesario.

L.P: Mucho se dijo, tiempo después, sobre la situación de los prisioneros de guerra. ¿Qué recuerda usted?

M.S: Una guerra es tan cruel, difícil e indescriptible que los recuerdos son distintos. Es cierto que hubo malos tratos. No puedo decir que yo los sufriera de manera muy grave. Los insultos me daban coraje. Por parte de los ingleses hubo malos tratos y fusilamientos, pero después de firmado el cese de hostilidades el trató cambió.

L.P: ¿Cómo fue vivir con el miedo durante el combate y siendo prisionero de guerra?

M.S: No creo que seamos súper héroes, pero recuerdo haber sentido miedo una sola vez. Fue cuando se comentaba la posibilidad que los ingleses, para obligarnos a rendirnos, atacaran las ciudades. Ese fue el día que tuve miedo y no cuando sucedían los ataques aéreos. En esos momentos había que estar atento para que el compañero se entere del alerta rojo, escuchar el sonido y orientarnos para ver de dónde venía la bomba. Nos sentíamos miedo. Sentíamos frio, pero más que el hambre.

L.P: ¿Cómo fue perder a compañeros?

M.S: Comenzamos a tener heridos mucho antes del conflicto (accidentes con una munición, frío por congelamiento, granadas en campos minados). No fue tan de golpe la experiencia de tener amigos heridos, pero si fue dolorosa. Uno siente que no puede cumplir con esa función y tiene miedo de no haber hecho lo correcto después de hacerlo. Siempre queda la sensación de que se pudo hacer algo más. De todas maneras creo que ningún veterano de guerra se puede reprochar no haber cumplido con su función. La frustración era que no saliera el disparo porque el fusil no andaba.

L.P: ¿Pudo contar la experiencia al regresar a su casa? 

M.S: No, son cosas muy duras y uno siente que no se pueden contar a la familia. Era difícil explicar que debimos sepultar compañeros. El primer tiempo fue de silencio. La sociedad no estaba preparada para la guerra. La sociedad, por cuestiones políticas, decidió decir que nos habíamos rendidos pero eso nunca pasó. Se firmó un acuerdo de cese de hostilidades. Ninguna tropa argentina se rindió y esto ya lo reconocen los ingleses. También reconocen la pasión del soldado argentino por su bandera. Ellos no podían entender eso porque eran profesionales pagos. Pensaban que todo sería más fácil y que nos íbamos a rendir. Fueron ellos los que estuvieron a punto de rendirse. No fue fácil decir que éramos veteranos. Debimos negar esa condición para poder conseguir trabajo. La gente no sabía cómo tratarnos y prefería no darnos empleo. Pasaron 12 años para que mi jefe se enterara que era veterano de guerra. Íbamos a los actos a escondidas para no salir en las fotos.

L.P: ¿Siente que el país aún está en deuda con los veteranos de Malvinas?

M.S: No lo siento así. Yo me siento muy gratificado por la gente que nos hace sentir su agradecimiento. Distintos políticos nos fueron escondiendo, no recibimos el reconocimiento histórico del que tanto se habló y que nos debieron abonar. Si me gustaría que en las escuelas se hable de nuestros héroes con nombre y apellido. Nuestros héroes son los 649 que están en Malvinas.

L.P: ¿Qué mensaje dejaría a los vecinos de Trevelin y Esquel en este 2 de Abril?

M.S: Que nos acompañen. Los actos no son para nosotros, sino para nuestros héroes.                     

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here