La temporada estival es siempre muy esperada porque supone la posibilidad de disfrutar de los bellos paisajes de la Cordillera chubutense. Turistas y vecinos de la región ansían las altas temperaturas para compartir tiempo en familia y con amigos.

Sin embargo esta época del año también trae aparejada algunas posibles complicaciones como por ejemplo un elevado riesgo de incendios forestales que pone en peligro un recurso natural muy difícil de recuperar en el corto o mediano plazo. La naturaleza, como suele decirse, es sabia pero tiene sus propios tiempos.

Los recientes incendios en Aldea Escolar, Lago Puelo y Epuyén nos recordaron – con no poca tristeza – lo expuestos que estamos a estos hechos. También nos hacen apreciar la importancia de contar con recurso humano calificado y material eficiente para llevar adelante la enorme y riesgosa tarea de sofocar un incendio.

Las investigaciones pertinentes confirmarán (o no) la hipótesis de intencionalidad que siempre nos deja pensando en por qué es tan difícil dar con los autores materiales de los incendios para que puedan comparecer ante la Justicia.

Los especialistas aseguran que la gran mayoría de los incendios forestales tienen como origen la intención del hombre. Estas personas parecen no darse cuenta que su accionar pone en peligro la vida de los pobladores cercanos a los incendios y también de aquellos que acuden a sofocarlo.

Los posibles daños materiales tampoco son una preocupación para estas personas que desprecian el esfuerzo de la gente de bien que trabaja toda su vida para tener una vivienda. El desprecio por el otro parece ser el común denominador en estas personas que inician un incendio sin detenerse a pensar en el alcance ni en la gravedad del daño que ocasionan.

La naturaleza muchas veces, y especialmente en la Patagonia, nos pone a prueba. Sumar riesgos y mala intención resulta innecesario y delictual.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí