Ella es madre de tres niños, tiene 34 años y un empleo temporal. Desde hace unos meses comenzó a trabajar para el reconocimiento de la Feria de la calle Don Bosco por parte del Concejo Deliberante.

Agradece siempre que puede la ayuda que recibió – junto a otras cuatro mujeres – de Cáritas Prelatura Esquel que acompañó en el proceso de lograr la sanción de la ordenanza que regula la actividad. La iniciativa tuvo como paso previo la utilización de la Banca del Vecino.

Ella es Marcela Cirilo y en esta entrevista con La Portada repasa en el inicio de la Feria la cual surgiera como una alternativa a la falta de empleo y ante la necesidad de los vecinos de obtener un ingreso. Cuestiona, además, la indiferencia del Ejecutivo Municipal y reclama para la Feria la instalación de baños químicos, corte de calles “y una bajada de luz y agua”.

La Portada: ¿Cómo surgió la idea de crear la Feria?

Marcela Cirilo: Surgió porque a mucha gente se le complicaba pagar un espacio y un remis porque venían de distintos barrios. Siempre estuvimos en la vereda del SOEME y con las chicas pensamos que debíamos tener otro lugar. Armamos esto entre cinco personas: en su mayoría mis familiares y dos amigas. Comenzamos a trabajar el 28 de Febrero de 2017 en la Feria y a medida que pasaba el tiempo tuvo efecto en las Redes Sociales porque desde allí convocábamos a la gente. Cuando nos quisimos acordar ya había más de trescientas personas. Los días de la Feria son sábados, domingos y feriados o alguna fecha especial como 24 y 31 de Diciembre. Estos últimos dos días no hubo mucha gente, pero al haber pocos feriantes se vende más.

L.P: ¿Cuáles son las condiciones que tenían y cuáles las que tienen ahora para desarrollar la actividad?

M.C: En cuanto a la limpieza hay muchas personas que son conscientes y se llevan sus residuos. Son pocos los que no hacen eso. Ahora estamos un poco más cómodos por la entrega de los stands que se hizo hace unos días. Muchos feriantes los están adquiriendo.

L.P: ¿Qué les permite la Ordenanza aprobada por el Concejo Deliberante?

M.C: La Ordenanza permite vender comida teniendo la Libreta Sanitaria al día y realizando en curso de manipulación de alimentos. Las chicas que se dedican a esto mantienen el orden y tienen sus cosas limpias. Lo que se prohíbe es la venta de ropa nueva. La idea es que no fuera a la Feria gente que paga una habilitación comercial. Ese lugar está pensando para la gente que vende ropa usada u otros productos de reventa que no estén vinculados con piratería (ejemplo CDs). Se vende, además, artesanías y diferentes productos. La ordenanza prohíbe también la venta y consumición de alcohol.

L.P: ¿Cuánto significó esta lucha ya que la aprobación de la ordenanza no fue un proceso sencillo?

M.C: Fue complicado e intentamos hacer muchas cosas a través del Municipio. Hicimos muchas notas y relevamientos de personas que se entregaron al Municipio, pero no tuvimos respuesta. Todavía estamos esperando que coloquen los baños químicos y una bajada de luz para los feriantes que venden comida como así también la bajada de agua. En la Feria hay mucha gente mayor que necesita tomar un vaso de agua porque funciona de 13 a 17 horas aunque 11:30 comienzan a llegar los feriantes para acomodarse.

L.P: ¿Cómo se desarrolla la convivencia entre trescientas personas?

M.C: Hasta ahora creo que vamos bien. Hubo algunos arranques entre los feriantes por los lugares porque nadie tiene su espacio específico salvo los puestos de comida. Hay muchos vehículos que pasan por el lugar a las chapas y tendrían que darse cuenta que hay niños. Hay muchas mujeres que son madres solteras o que no tienen a quien dejar sus hijos por lo que los llevan como me pasa a mí. Por otro lado también está la responsabilidad de la madre que debe cuidar a los niños. Siempre les decimos que deben cuidar a los niños pequeños para que no haya accidentes y que cuiden la limpieza porque es un lugar lindo para estar. Este lugar está ganado como Feria Popular y es reconocido como tal.

L.P: ¿El ingreso que obtiene cada familia debe ser significativo en función de la falta de empleo?

M.C: Yo creo que sí. Con las chicas hemos logrado mucho. Hemos conformado la comisión de la Feria La Trochita. Ahora podemos ir al Municipio, en tanto cumplamos con la Ordenanza, a exigir que nos den soluciones allá arriba. No es gran cosa lo que estamos pidiendo: corte de calle, instalación de baños químicos y bajada de luz y agua que es lo que pedimos desde el principio.

L.P: ¿Considera que el Estado debiera fortalecer las políticas de generación de empleo?

M.C: Creo que sí. Hemos luchado por personas que van a la Feria porque tienen que darle de comer a sus hijos. La Feria fue pensada para las personas que no tienen un trabajo fijo. Espero que ahora el Municipio nos de respuesta porque es lo que necesitamos. Siempre nos han dado la espalda y de hecho nunca nos pudimos reunir con el intendente (Sergio) Ongarato. Nunca nos abrió la puerta y mandaba a terceros con quienes terminábamos discutiendo. Decían que íbamos a la confrontación, pero nosotros siempre fuimos con respeto. Ellos querían cobrar el lugar, pero no pueden decir que plata no hay porque la gastan en otra cosa.

L.P: ¿Es posible tener un espacio cerrado durante los meses de invierno?

M.C: Ojalá pudiera ser. Quizás ahora que ya tenemos la Ordenanza y se creó la Comisión nos den un lugar bajo techo. No hay competencia desleal con los comerciantes porque estamos en otro espacio y son 8 horas durante el fin de semana. Espero que si cambia el gobierno sea para bien y que puedan ver la necesidad que hay en los barrios. Y que les den trabajo a la gente y especialmente a los jóvenes que también necesitan capacitación.               

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here