Una temática que mantiene atento al CIEFAP es el cambio climático y el impacto sobre los sistemas boscosos.

Hace poco se logró cerrar en Alemania un consorcio entre universidades para formular un proyecto que posibilite un análisis preciso de lo que está sucediendo en la Patagonia. El norte: saber lo que pasa para fijar políticas a corto, mediano y largo plazo.

El director del CIEFAP, José Lencinas, explicó a La Portada que este escenario invita a reflexionar sobre las especies que más puedan adaptarse y sobrevivan a un futuro bajo condiciones distintas a las actuales.

El aumento de las temperaturas favorece el rebrote de organismos patógenos, los que fuera de control son mortales para muchos árboles. En Europa es una preocupación grande.

Informó que en la Patagonia los estudios marcan que en varios años el panorama sentará diferencias entre la región norte y sur.

“Nosotros estaremos sometidos a períodos de lluvia y sequía en forma frecuente. La tendencia es a menores precipitaciones y mayores temperaturas. Si estamos promoviendo especies deberíamos tener en cuenta eso”, manifestó.

“Habrá un cambio de especies. Algunas no podrán resistir y otras serán más competitivas. Deberíamos armar un programa para traer genética de los Estados Unidos de la zona que resiste mayores temperaturas, más secas. Podemos inferir que los robles tienen capacidad para resistir, como raulí y roble pellín. Hay que hacer ensayos de plantar al sur”, completó.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí