En medio de un contexto económico recesivo sin precedentes en los últimos 10 años, con conflictividad social creciente y con un 2019 electoral que augura profundizar la crisis económica -circunstancia que se espera agudice la protesta social-, el Gobierno Nacional lanzó a la arena política el Reglamento para el uso de armas de fuego (Res. N° 956/2018) promocionado por Patricia Bullrich-.

Es importante enmarcar el contexto económico, social y político en el cual el Ministerio de Seguridad de la Nación se lanza a esta aventurera caza de pobres bajo el siempre útil y maleable pretexto de la seguridad. Pues sin lugar a dudas aporta a desentrañar las motivaciones que impulsan esta delirante medida que se da de facuces con todo el ordenamiento jurídico penal, partiendo de la Constitución Nacional, atravesando Pactos Internacionales de DDHH y culminando en el Código Procesal Penal de la Nación-.

Es evidente que en los albores de una elección presidencial, sin ningún logro económico que mostrar tras tres años de mandato y con todas las promesas de campaña incumplidas (salvo las relacionadas a la quita de retenciones al agro y la persecución sin tregua a opositores políticos), la Alianza Cambiemos necesita seducir a un electorado que básicamente vibra a merced de dos fibras: la económica y la percepción de clase. Excluyo en este análisis al núcleo duro de Cambiemos, compuesto por el electorado que representa el poder económico en la Argentina, el poder real, pues éste es siempre devoto a los candidatos de la Alianza de gobierno.-

Ya he señalado que la economía ha sufrido un constante deterioro desde el 10 de diciembre de 2015, empeorando en todos los indicadores. Cambiemos profundizó las dificultades económicas que teníamos en aquella época, y destruyó los ciclos virtuosos que el kirchnerismo había logrado implementar.

Fuera de posibilidad la opción económica como oferta electoral sólo queda a Cambiemos explotar los prejuicios, odios y resentimientos de clase para obtener un rédito en las urnas. La sociedad argentina tiene la peculiaridad de que cerca del 70% de ella se percibe como perteneciente a la clase media aunque en verdad sus ingresos no le permitan satisfacer sus necesidades básicas al cabo de un mes, obligándolos a efectuar restricciones en la calidad de vida que en muchos casos son dramáticas.

Este sentido de pertenencia que experimentan las clases más castigadas por el sistema a las más acomodadas -pese a los magros ingresos- se explica por la adopción de sus valores y  sus opiniones políticas. Las admiran, desean ser como ellos. Fantasean vivir la vida de la ‘creme de la sociedad’ a través del consumo de espectáculos televisivos, de revistas farandulescas y de programas cool que no dejan detalle de la vida de ‘las estrellas’ sin exponer obscenamente en la pantalla de millones de argentinos. Viven y sienten como la clase alta argentina porque se dejan saturar la conciencia con la inmundicia televisiva con la que los bombardean incesantemente. Les venden, y ellos compran, que son parte del mundo ‘fashion’.-

Podemos simplificar este concepto con la siguiente afirmación: ‘Somos’ de los de ‘ellos’, pues pensamos como ‘ellos’, sentimos como ‘ellos’ y sufrimos por los problemas y desventuras de ‘ellos’, aunque ni de cerca tengamos los ingresos de ‘ellos’.-

‘Ellos’ piensan que el problema de la Argentina son las personas que se encuentran en la periferia del sistema. Siempre lo creyeron. Primero fueron los Pueblos Originarios; más tarde los gauchos, después los inmigrantes europeos pobres, luego los inmigrantes latinoamericanos, luego los cabecita negra y ahora los piqueteros, los pobres, los sindicalistas, los delincuentes. Pero no, el problema no son los chorros. Caputo, Aranguren, Paolo Rocca, Amalita Lacroce de Fortabat, el mismo Macri, Arribas, Sturzeneger, los empresarios que se enriquecieron al calor de las dictaduras, y tantos otros cuyos apellidos se repiten a lo largo de la historia argentina no van a morir a causa de un balazo policial por la aplicación del Reglamento de uso de arma de fuego, pese a que de forma bastante directa son saqueadores (el mote de chorros les queda chico). No, el problema no son los chorros. El problema son los excluidos sociales, sean chorros o no.

Es una verdad de perogrullo afirmar que el delito nada tiene que ver con la condición económica, sino más bien con un clima de violencia social que se consolida con la desigualdad de oportunidades. La violencia estructural que genera la exclusión se manifiesta con la violencia física del delito de sangre, y esa es la que es visibilizada por el Estado Burgues que elige deliberadamente ocultar la violencia que él mismo ejerce de manera silenciosa y constante  sobre la población,  al imponerle medidas económicas de hambre y exclusión, al condenarla al más indigno modo de vida.-

No se trata de seguridad, sino de buscar un chivo expiatorio que refuerce los valores de clase para así ganar una elección. Que cohesione el sentido de pertenencia de buena parte del electorado empobrecido a la clase media – alta, justamente por compartir con ‘ella’ el odio hacia los ‘negros’, los pobres, los más castigados por el sistema, creyéndose de este modo más sofisticados, más refinados, en fin, superiores.-

No se trata de seguridad, sino de darle al burro una gran zanahoria para que siga adelante sin darse cuenta que mientras ‘ellos’ se enriquecen de manera descomunal, ‘nosotros’, el Pueblo, nos empobrecemos más.-

No se trata de seguridad, sino de gestionar los miedos de la población. De generar pánico. De canalizar el terror social a la inseguridad en un sujeto peligroso construido desde la sombra del poder, y justificar contra él la comisión de todo tipo de atrocidades y vejaciones. Se trata de unir a la población autómata, alienada por el poder de los medios masivos de comunicación al servicio del poder económico en contra de una entidad peligrosa con límites difusos llamada ‘delincuente’ ¿Con qué objeto? Ganar una elección, y así seguir saqueando los recursos del Estado a costa de la pobreza del Pueblo, mientras la sociedad lucha contra fantasmas y arremete contra molinos de viento.-

Pero los muertos a manos del gatillo fácil reglamentado por Bullrich no son las únicas víctimas. No puedo dejar de señalar que el personal policial que ejecute esta nueva normativa también sufrirá las consecuencias de la manipulación política del miedo. El agente policial que asesine muy probablemente reciba su condena de cárcel, obteniendo del poder político que lo mandó a matar pobres una simple palmadita en la espalda, una palabra de elogio para luego pasar a engrosar las estadísticas de la población penitenciaria. Ellos también son carne de cañón, con la enorme diferencia que pasarán a la historia envilecidos por ser asesinos del Pueblo.-

El Reglamento de uso de arma de fuego es el rostro descarnado del desenfado de la casta política fascista (el denominado círculo rojo), que no vacila en servirse de la muerte para consolidar sus privilegios de clase, para perpetuarse en el poder y así seguir multiplicando sus fortunas.-

No estamos discutiendo seguridad, sino quién se apropia de la renta nacional.-

En síntesis, el Reglamento de uso de arma de fuego para las fuerzas de seguridad es el placebo que el poder real le da a una sociedad envilecida por el odio de clase, que descarga la frustración que le genera el empobrecimiento que ha experimentado a causa de las medidas de un gobierno neoliberal de tinte autoritario en aquellos que se encuentran en los límites del sistema. La ‘fantasía burguesa’ acabará cuando estemos lamentando la muerte de un joven de ‘clase media’ víctima de este infame reglamento que pretende legalizar el asesinato, las ejecuciones sumarias y la pena de muerte.

*Por Juan Esteban Rimoldi

(Centro de Estudios Políticos y Sociales Mariano Moreno)

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí