Un difícil momento familiar llevó a María Nieves Miró a vivir en Buenos Aires y su espíritu solidario a participar del programa voluntario “Banco de Tiempo” que consistía en acompañar a personas con problemas de salud al médico. Una mañana se encontró con un hombre grande, que caminaba despacio y casi no podía ver; no dudó en tomarlo del brazo y ayudarlo. Caminó junto a él seis cuadras y notó que la gente se les acercaba. “Es Borges”, gritó un hombre, pero María no podía creerlo hasta que finalmente lo reconoció. Hoy, cuarenta años después, atesora ese recuerdo como uno de los más importantes en su vida.

Su historia tal podría ser un poema de Jorge Luis Borges. María Nieves Miró vivía en Esquel junto a su marido Américo Nasif y sus hijos cuando les tocó mudarse a Buenos Aires por una enfermedad de su hija mayor.

María siempre se caracterizó por su vocación solidaria, venía de trabajar en la escuela de ciegos así que no tardó en anotarse en el programa voluntario “Banco de Tiempo” que funcionaba en Capital Federal y consistía en acompañar a aquellas personas con problemas de salud al médico. “Te llamaban por teléfono y te preguntaban si estabas disponible para llevar a una persona hasta algún lado. No te pagaban nada, era voluntario y uno no podía ir a las casas para evitar problemas”, contó María a La Portada.

Lo hacía caminando o en colectivo y la mayoría de las veces le tocaba acompañar a personas no videntes. Una mañana, que había salido a hacer las compras, vio a un señor que caminaba con cierta dificultad. “Vi que andaba a los tirones así que caminé un poco hacia él y me encontré que estaba medio ciego y a la deriva. Le pregunté si quería que lo acompañara hasta algún lado y me dijo que iba a una confitería cerca de la plaza San Martín”, relató.

María lo tomó del brazo, tal como acostumbraba a hacerlo en el “Banco de Tiempo”, y lo fue guiando hacia su destino. Caminó junto a él seis cuadras y al llegar a una esquina, donde tuvieron que esperar que pasaran los colectivos, notó que la gente se empezó a amontonar. “Yo me quedé entrecortada, no entendía nada hasta que un muchacho se acercó y me preguntó si era Borges. Le dije que no, lo miré y me di cuenta que sí, que era Borges y empecé a gritar porque no lo podía creer”, confió con emoción.

No lo había reconocido, ella lo había ayudado como habitualmente lo hacía con cualquier persona que lo necesitaba. “Nunca me dijo quién era y siempre me pregunto cómo no lo reconocí. No hablamos mucho porque lo estaban esperando en un auto pero se ofreció a llevarme a mi casa y también me invitó a visitarlo a la Biblioteca Nacional”, sostuvo y agregó que “fue muy amoroso, muy suave, lo que me llamó la atención porque no era la imagen que tenía de él”.

Hoy, cuarenta años más tarde, se arrepiente de no haber aceptado ninguna de las dos propuestas para conversar un poco más con él. “Me perdí de conocerlo más, tendría que haber actuado de otra forma y haberle dado otra importancia pero siento que no tuve reacción”, aseguró.

“Tuve mucha suerte”

María guarda el mejor de los recuerdos de ese día, una historia que hasta ahora sólo había compartido con sus hijos, nietos y amigos más cercanos. Todavía se emociona al contarla y en su relato recrea cada momento. “Me quedó muy grabada la imagen del hombre que gritó que era Borges y la explosión que sentí al descubrir que era así”, sostuvo y reconoció que “tuve mucha suerte de haberlo conocido porque no era algo que esperaba o busqué”.

RECUADRO

Jorge Luis Borges fue un gran escritor argentino, considerado uno de los más destacados de la literatura del siglo XX. Publicó ensayos breves, cuentos y poemas. Su obra, fundamental en la literatura y el pensamiento universal, además de objeto de minuciosos análisis y múltiples interpretaciones.

Se desempeñó como director de la Biblioteca Nacional desde 1955 a 1973. Durante su gestión se promovió la construcción de una nueva sede, la actual, que era necesaria debido al amplio patrimonio con el que contaba la institución.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí