Consciente de que el objetivo de “Pobreza Cero” que promocionó durante su campaña está cada vez más lejos de concretarse, el presidente Mauricio Macri sostuvo ayer que el incremento de la pobreza del 25,7 al 27,3 por ciento responde a “las turbulencias de los últimos meses” y adelantó que los índices que se darán a conocer en marzo y septiembre de 2019 “también van a mostrar retrocesos”.

En un escenario poco elegido para referirse a los actos de su gobierno, Macri ingresó al Salón de los Pueblos Originarios a las 16.26 para brindar un discurso de casi siete minutos y medio con el eje puesto en los números de la pobreza, que un rato antes se habían difundido desde el Indec. Aunque por la mañana a través de un primer comunicado de Presidencia de la Nación se anunció que el mandatario ofrecería una conferencia de prensa, minutos después se corrigió la información y se acotó a una simple declaración. “Tenemos meses difíciles por delante, pero nuestro objetivo sigue siendo el mismo que tenemos, desde el primer día: nuestra meta es y va a seguir siendo siempre reducir la pobreza”, dijo el jefe de Estado con la mirada posada en el teleprónter.

“A raíz de esta tormenta sabemos que las cosas van a tardar más, los resultados que iban a llegar antes ahora van a demorar y los indicadores de pobreza, de las mediciones de marzo y septiembre, también van a mostrar retrocesos”, subrayó el presidente ante los ministros Carolina Stanley, de Salud y Desarrollo Social; y Dante Sica, de Producción y Trabajo; que luego serían los encargados de responder las preguntas de los periodistas.

Macri repitió una vez más sus críticas a la gestión anterior y se ocupó de hacer un repaso de algunas de las medidas que se adoptaron desde su administración para los sectores más vulnerables a fin de suavizar las consecuencias de la crisis económica y del ajuste que se llevará adelante en los próximos meses. Insistió con que trabajará para “que más argentinos puedan salir de la pobreza” y prometió “dar respuestas concretas donde haya más urgencias”. “Hace poco tiempo, les dije que los argentinos vivimos demasiadas crisis y esta tiene que ser la última. Todo el esfuerzo que hicimos en estos dos años y medio, todo lo que construimos está ahí, y juntos ûpasada esta tormentaû vamos a crecer”, concluyó.

Apenas el mandatario se retiró, Stanley y Sica quedaron a cargo de despejar las dudas. “No me gusta hacer estimaciones sobre este tema, pero lo que dejó claro el presidente es el objetivo de reducir la pobreza más allá de lo que sea el próximo número. Seguiremos trabajando con todas las familias para poder revertir esta situación lo antes posible”, apuntó la ministra. Y adelantó que “frente a alguna situación de necesidad, se puede pensar” un aumento adicional en los planes sociales y las jubilaciones, tal como se estipuló en el acuerdo inicial con el Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque aclaró que “no hay nada previsto aún”.

Sica destacó el programa de “Precios Cuidados” -que implementó el gobierno de Cristina Fernández- para lograr un “referencia de precios” y “como una ayuda para lo que es un impacto de la canasta del consumidor” y descartó la reapertura de paritarias pero manifestó que desde su cartera se está trabajando con todos los gremios que en sus acuerdos contenían las cláusulas de revisión o gatillo para mejorar los incrementos salariales.

“En este mes estamos enviando dos señales claras al mercado para despejar todas las incertidumbres respecto a la política fiscal, monetaria y cambiaria. El acuerdo con el Fondo, junto con lo que es el Presupuesto, sobre la base del equilibrio fiscal del año que viene, son dos elementos importantes que nos van a permitir más temprano que tarde poder estabilizar la macro y salir de esta crisis financiera que venimos sufriendo”, resumió Sica.

Fuente: BAENegocios   

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí