Hace unos días un grupo de sesenta jubilados envió carta documento al Gobierno Provincial para exigir el cobro de la liquidación final. También se encuentran solicitando el pago del aumento. Uno de los principales servicios que brinda AJURPE Esquel es el asesoramiento y acompañamiento en los reclamos. Uno de sus miembros, Mario Baigorria, aseguró que “no somos la clase pasiva porque estamos muy activos”.

La Asociación de Jubilados, Retirados y Pensionados de la Provincial Filial Esquel hoy cuenta con alrededor de 120 afiliados más los socios adherentes. Los primeros deben ser jubilados de la provincia y tienen derecho a participar de las asambleas, elegir y ser elegidos, mientras que los segundos no necesariamente tienen que ser jubilados, tienen derecho a todos los beneficios y pueden participar en las asambleas pero sin voz ni voto. El arancel es de 200 pesos.

Actualmente se brindan dos talleres en la sede: Yoga y Tai Chi Chuan. Otros de los beneficios que se ofrecen son el Salón de Usos Múltiples para fiestas y reuniones, el acceso a computadoras e internet, una biblioteca y un albergue con habitación, cocina y baño para aquellos afiliados de la zona que necesiten un espacio de descanso mientras vienen a atenderse al Hospital o a hacer algún trámite en la ciudad.

También se brinda asesoramiento a quienes estén por jubilarse y tienen dudas para preparar su documentación, como así en otros reclamos. Un ejemplo de ese trabajo que viene haciéndose desde la filial en pos de defender los derechos de los jubilados fue el reclamo que encabezó días atrás un grupo de sesenta jubilados al enviar cartas documento al Gobierno Provincial para exigir el pago de la liquidación final. Al respecto, Mario Baigorria, miembro de AJURPE Esquel, contó a La Portada que “hay gente que hace dos años no pertenece más a las reparticiones provinciales y no se les ha pagado la liquidación final, algo que está totalmente fuera de la ley y así como esto tenemos muchas cosas más”.

Advirtió en este sentido que “siempre estamos en alerta, no somos la clase pasiva, somos jubilados y estamos muy activos”. Al mismo tiempo agregó que “nosotros podemos seguir funcionando con la sociedad”.

Abiertos a la comunidad

Baigorria sostuvo que uno de los objetivos de la filial es integrarse cada vez más a la sociedad. “Queremos que los jubilados sepan que está, que es para ellos y que la aprovechen”, expresó y aclaró que “no es necesario ser socio para venir, participar y presentar sus reclamos”.

Uno de los proyectos pendientes es la ampliación de la sede, un compromiso que había asumido el gobierno de Martín Buzzi pero nunca se concretó. “Queremos hacer un depósito atrás para guardar algunos elementos y generar más espacio para los talleres”, explicó.

Asimismo recordó que los interesados en brindar talleres pueden presentar, ya que también se alquila el lugar para dar cursos autofinanciados. “Queremos que la comunidad sepa que existe este lugar y que está a su disposición”, resaltó.

Por último, Baigorria reconoció que la situación de los jubilados en Chubut no es buena y que se encuentran trabajando para que les paguen el aumento ya que por ley podrían demorarlo hasta noviembre. “Ya iniciamos los reclamos con Esquel a la cabeza”, concluyó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí