En el primer aniversario, diario La Portada decidió realizar un sorteo entre los suscriptores de Esquel y Trevelin.

El premio mayor se fue para el “Pueblo del Molino”, precisamente para el bloque justicialista en el Honorable Concejo Deliberante. En un gesto para destacar, los concejales decidieron donar el Smart TV al Centro Comunitario del barrio Malvinas Argentinas.

“Ahora vamos a poder ver el Mundial”, repetían contentos los chicos del Centro Comunitario “Malvinas Argentinas” minutos después de que vieran ingresar a los ediles Silvia Salazar, Héctor Ingram y Belarmino Álvarez con el televisor 43” sorteado por diario La Portada en el marco del primer cumpleaños.

Salazar explicó que al enterarse del premio con sus dos compañeros de bloque comenzaron a pensar de inmediato “cuál sería el mejor destino” y que no tardaron mucho en escoger al edificio del barrio Malvinas Argentinas que atiende a una población vulnerable. “Sabemos que hacen un trabajo de contención muy importante. Facilitan la copa de leche y brindan talleres”, indicó.

“Viene muy bien”

En tanto, la coordinadora del Centro Comunitario, Elfrida González, reconoció que el Smart les “viene muy bien” porque “teníamos tele hace años pero no funcionaba”. Asimismo, quiso agradecer a los concejales del Frente para la Victoria por la donación. “Nos servirá bastante también ya que permitirá utilizar internet (servicio con el que cuentan desde hace algunos días)”, agregó.

Contención social

Un gran número de chicos de distintos sectores de la localidad asisten durante la semana al Centro para recibir la “copa de leche”. González indicó que es un espacio de contención necesario más aún ante la delicada situación económica actual que atraviesan muchas familias. Pero no sólo se brinda el desayuno y la merienda a niños sino que además hay varios talleres.

“Realmente es un esfuerzo esto que realizamos ya hace 8 años con la colaboración de un grupo de voluntarios como Margarita, Normita y unas cuantas mujeres más. Contamos con talleres de crochet, reciclado, pintura, porcelana y alimentación saludable. Vienen tanto chicos como grandes”, precisó con una sonrisa. A unos pocos pasos, varios nenes desayunaban.

Resaltó luego que son muchas las personas que desinteresadamente colaboran en lo cotidiano para asegurar el funcionamiento del complejo. “De esa manera seguimos adelante”, enfatizó, dejando en claro que la tarea no es sencilla y que topan con necesidades a diario. “Que vengan a vernos, a conversar y observar las cosas que hacemos es importante”, completó.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí