Matías Rovano y Paulina Rojas son dos chilenos que el 12 de abril último comenzaron un largo viaje a bordo de una motocicleta. El objetivo es conocer todo el continente americano y llegar hasta un punto norte bien lejano en el mapa, Alaska. Recorrerán más de 50 mil kilómetros y cerca de 23 países. Hace algunos días pasaron por Esquel.

Partieron de Coquimbo (Chile) a mediados del mes pasado. Atrás dejaron amigos, familiares y hasta trabajos de años. Matías Rovano era periodista del prestigioso diario El Mercurio, mientras que Paulina Rojas se desempeñaba como psicopedagoga en el ámbito de la Educación. La joven pareja renunció a todo para sumergirse de lleno en esta gran pasión que comparten: viajar y conocer gente.

De paso por la ciudad de Esquel, visitaron la redacción de La Portada para comentar un poco de esta gira que pretenden finalizar en julio del 2019 en Alaska, al ver una aurora boreal de cerca. Aclaran que una vez en Estados Unidos, y si el dinero es suficiente, cruzarán el charco rumbo a Europa y Asia. No se detendrán, aseguran entre risas.

Conocer, explorar, aventura, inquietud. Son términos que se repiten con frecuencia durante la extensa entrevista. No es la primera vez que “cazan” la moto y emprenden un viaje. Sin embargo, éste será el más largo. “Vamos a recorrer todo el continente americano”, realzan y precisan que en total serán más de 50 mil kilómetros.

Rovano explica que pasarán por más de 20 países. Dentro de ese amplio mapa de naciones, Argentina, Colombia y México serán a los cuales más tiempo dedicarán. Lucen entusiasmados y se nota en cada frase. De inmediato aclara este periodista de 33 años que no entrarán a Venezuela por la difícil situación social, política y económica que atraviesa. Se lamenta.

Revela que la idea inicial era conectar Ushuaia con Alaska pero dada las condiciones climáticas del sur argentino tuvieron que realizar algunas modificaciones. “Salimos de Coquimbo y cruzamos varias regiones de Chile hasta Coyhaique”, detalla. Luego, Río Mayo, Tecka y Esquel. Continuaron por el Parque Nacional “Los Alerces” en dirección a Cholila, Epuyén y El Bolsón.

Rojas piensa y reconoce que hasta el momento el frío es una de las complicaciones más grandes. Lejos de desanimarse, cuenta algunas anécdotas lindas en Tecka cuando conocieron a “un gaucho” que los orientó. Sostiene que el intercambio cultural y el contacto con otras formas de vida será seguramente lo más rico.

Embajadores de Coquimbo

La corporación municipal de Coquimbo los nombró embajadores. A lo largo de estos 50 mil kilómetros deberán compartir en cada pueblo información sobre esta ciudad portuaria ubicada a casi 500 kilómetros al norte de Santiago, la capital. “Es bellísimo”, dicen y subrayan las playas que suelen estar repletas de turistas argentinos, sanjuaninos sobre todo.

Señalan que no sólo tienen apoyo de la Municipalidad sino que además de varios anunciantes. El patrocinio no es suficiente para costear tamaña excursión. “Antes de salir arrendamos la casa, vendimos un automóvil y otras cosas”, indican. Una BMW, un bolso con ropa (lo justo), una caja de herramientas y elementos de camping, todo lo que llevan.

“En el camino vamos a ir trabajando”, afirma Rojas y agrega que tiene pensado hacer artesanías. En tanto Rovano se volcará más por la fotografía, uno de sus hobbies. Estarán conectados todo el tiempo a través de las redes sociales. Ambos son activos usuarios de la web, donde van colgando las peripecias de esta travesía Coquimbo – Alaska.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí