Por Trinidad Guasch y Cecilia Caruso

Despertarse a las 7 a.m., asomar la nariz entre las sábanas para sentir el día, escaparse de la cama que nos tracciona y darse un baño bien caliente; vestirse para luego desayunar tostaditas con manteca y miel y por fin arrancar el día para luego volver a la misma casa que nos vio partir hace 8 o 14 horas antes. La repetición cotidiana, se transforma en rutina, esa que tanto nos pesa a veces pero que también nos sostiene, nos da seguridad; se inserta en nuestras vidas sencilla y silenciosamente.

Somos bichos de costumbres. Nos acostumbramos a vivir de determinada manera y aunque no estemos del todo contentos con los que nos tocó en suerte, seguimos tirando porque en cierta forma, es la seguridad de lo conocido lo que nos hace continuar.

Pero a veces, un cimbronazo nos sacude hasta la médula y desarma nuestra rutina. Un cambio rotundo, algo completamente inesperado aparece en nuestras vidas y debemos afrontarlo. Ahí está ella: la crisis. Aparece de repente, sin aviso, nos sorprende de tal forma que nos deja perplejos hasta el momento en que podemos empezar a procesarla y ver alternativas para superarla.

Ahora bien, la crisis puede ser vista como una posibilidad, una vía alternativa o una oportunidad de dar “el salto” que tanto deseamos y no nos animamos. Algunos podrán salir más o menos airosos, pero siempre puede representar una oportunidad. De esta manera lo imprevisto pareciera ser lo mejor de una crisis. Sin embargo a veces, la crisis genera un estado permanente de incertidumbre.

En un plan de vacaciones, bienvenida seas incertidumbre!…no sabremos a que playa iremos, o si pescaremos, o si comeremos en el hotel o en un chiringuito. Pero cuando proyectamos nuestra vida y trabajamos formalmente, esto no funciona así. Los trabajadores planean su año laboral y tienen objetivos que cumplir; algunos lo proyectan en un plan de trabajo y otros lo harán de una manera diferente, pero la proyección anual no escapa a ningún trabajador.

Hoy asistimos a “la crisis que vendrá”, que tal vez nos suceda o tal vez no. Parece casi un juego azaroso, como una ruleta en la que debemos esperar dónde caerá la bola.  Pero no es un juego, es lo que hoy nos toca vivir. El Senador Esteban Bullrich dijo textualmente “hay que crear Argentinos que sean capaces de vivir en la incertidumbre y disfrutarla. Entender que no saber lo que viene, es un valor”. Y así, condenados al desamparo, intentamos sobrevivir viendo de frente la peor cara de la incertidumbre.

Pero ella no viene sola, siempre se las rebusca para llegar acompañada. Es entonces cuando le damos la bienvenida a la ansiedad, a las ganas de comerse todo (o nada), a los dolores de cabeza, a las noches sin sueño NI SUEÑOS. Porque el trabajador, además de sus compromisos laborales, también sueña. Sueña con un techo, con una buena educación para sus hijos, con un auto y hasta a veces se aventura y sueña con unas lindas vacaciones en familia. Sueña y conforme lo hace, planifica su vida personal y familiar, mientras que la materialización de esos sueños contribuye con la economía de nuestro país.

En este contexto ¿cómo puede ser buena la incertidumbre? ¿Cómo se puede disfrutar el no saber si vamos a llegar a fin de mes, si vamos a poder pagar el alquiler, el crédito, los impuestos? Cómo podemos disfrutar si ni siquiera sabemos si podremos conservar nuestros trabajos? La incertidumbre no puede disfrutarse, la incertidumbre ENFERMA.

Pero no hay mal que dure 100 años y esta vez el cuerpo tiene que resistir, no queda otra. Frente a este escenario es necesario despertar. Buscar espacios en los que podamos sentirnos a salvo y seguros; que nos sirvan de sostén, que nos contengan. Espacios constructivos, donde se reproduzca la creatividad y se respire solidaridad, compañerismo y empatía. Espacios multiplicadores de valores que parecen haberse quedado dormidos y son tan necesarios en este tiempo que nos toca transitar. Espacios que parecen haberse extinguido pero que sólo están dormidos, esperándonos. “Descubrimos nuestra fortaleza en medio de la adversidad como descubrimos nuestra danza en medio de la música”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí