Por Víctor Hugo Rotaheche

“Pueden impedirte ser un autor publicado, pero nadie puede impedirte ser un escritor, o incluso ser mejor escritor cada día. Todo lo que tienes que hacer para ser un escritor, es escribir”. – Katherine Neville.

Mientras escribo estas líneas, muchas cosas pasan por mi mente. Sonidos, voces, y viejos recuerdos. Dicho de este modo, cualquiera podría pensar que soy un esquizofrénico. Que no se malentienda, lo que pasa dentro de mi cabeza, sólo sale de allí en cuánto me pongo a escribir. ¿Y qué escribo? Historias, relatos, cuentos… presiono las teclas como lo hago ahora, esperando que lleguen a algún sitio, enteras y sin un rasguño. ¿Pero eso sucede? ¿Todo llega nuevo y envuelto como regalo? No ciertamente. Detrás de cada palabra hay un momento grato, un dolor que se niega a sanar, un ave prisionera dentro de su jaula que ahora parece temerle a la libertad. ¿Y si lo que hago no es bueno? ¿Y si no gusta? Muchas veces me pregunto lo mismo, aunque eso no me impide continuar escribiendo.

Sweek.com es uno de los portales a los que subo contenido (además del presente diario), presento mis relatos como un feriante de “La Trochita” y espero ver cuántos comentarios puedo obtener en un día, una semana, un mes. Puede pasar mucho tiempo y a veces sólo se obtienen 12, 30 o 40 lecturas. A veces nada. Mi novia (tan llena de amor como de paciencia) suele comentarme que quizá debería intentar con nuevos escritos, mejorar cuestiones de la redacción, corregir más, o incluso que apague el monitor y busque algo útil que hacer (Oh sí, si la ironía se vistiera de mujer, créanme que se vería como ella, actuaría como ella y se vería igual de bien que ella). Sin embargo, toda la fuerza de mi narrativa proviene de ella, si me dijera que escribir es una pérdida de tiempo, habría perdido las esperanzas hace mucho.

Hoy, mientras escribo esto (y mientras usted lo lee), puedo decir que me siento alegre. Sorprendido sobre todo. Hace casi un mes y medio subí un relato a sweek.com titulado “Confesión.” No les voy a contar mucho, porque saldrá publicado en este diario, pero cuando visité la plataforma hoy por la mañana pude ver que 230 personas ya habían leído mi relato. Y eso es mucho, ya que mis historias suelen ser vistas por 20 o 50 personas. Me sentí extasiado, devorado por la emoción. Incluso, recompensado.

Y hoy escribo para contarles eso, y para agradecer. Por quienes se toman un tiempo y leen, gracias, de verdad. Y a mi novia, claro, mi más ferviente crítica.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí