Se trata de la Asociación Sirio Libanesa que en sus 97 años de vida logro convertirse en el lugar elegido por los vecinos para la realización de eventos sociales, culturales y deportivos. “Es muy importante haber podido cumplir con este proyecto de ofrecerle a la comunidad nuestra institución”, asegura Adel Kerbaje.

Preside la Asociación Sirio Libanesa desde 1987, trabaja a diario para ofrecer a la comunidad un espacio físico adecuado para la realización de eventos culturales, sociales y deportivos. Ella es Adel Kerbaje y en esta entrevista con La Portada relata la historia de la sede social y los objetivos que aún restan cumplir destacando, además, el reconocimiento que la institución ha logrado en sus 97 años de vida.

La Portada: ¿Desde cuándo preside la Asociación Sirio Libanesa?

Adel Kerbaje: Soy presidenta de la Asociación desde 1987 por decisión de los socios lo cual es un orgullo. Esto merece un compromiso muy profundo y constancia permanente. Durante mis años en la institución lo más notorio es el crecimiento que ha tenido. Pudimos ampliarla y refaccionarla un ciento por ciento. Hoy contamos con dimensiones importantes especialmente en el Salón de Usos Múltiples y en el patio. También hicimos un quincho muy lindo afuera donde podemos cumplir con el objetivo fundamental de darle a la comunidad la posibilidad de contar con un espacio físico lo suficientemente amplio y confortable para llevar adelante tareas sociales, deportivas y charlas. De esta forma, también se puede colaborar con las cooperadoras de las Escuelas, con el Hospital y centros que se están formando y no tienen espacio físico propio. A veces nos sobrepasa la demanda de pedidos de uso del salón. Para nosotros es muy importante haber podido cumplir con este proyecto de ofrecerle a la comunidad nuestra institución.

L.P: ¿El uso del salón tiene costos?

A.K: Para los asociados el uso del salón tiene un sesenta por ciento menos de costo que para otra persona ajena a la institución que necesita ocuparlo. Ofrecemos, también, otros beneficios como servicio de mozos, decoración, chef y para la gastronomía árabe hay personal especializado. El socio puede elegir entre usar el servicio completo o bien usar el particular.

L.P: ¿Cómo se desarrolla la vida interna de la institución?

A.K: Tenemos una Comisión Directiva y un Estatuto. La institución acaba de cumplir 97 años y tiene una historia  muy rica. Nuestros pioneros construyeron esta sede con la finalidad de reunir a la gente de la colectividad en esos años. Hoy, con el crisol de razas que tiene la ciudad, estamos hermanados. Los pioneros tuvieron una importante visión deseando conservar la cultura que ahora se ha hecho extensiva a toda la comunidad. Para nosotros es muy gratificante tener este espacio y resolver la demanda.

L.P: ¿Cree que se logró mantener viva la cultura árabe?

A.K: Se ha logrado mantenerla en cuanto a que tenemos una rica trayectoria lo que hace que la comunidad  reconozca nuestro idioma, gastronomía y danzas tradicionales.

L.P: ¿Cuáles son los proyectos para este año?

A.K: El proyecto que nos queda pendiente, por la situación económica, es la parte final de la obra que se ubica al fondo del edificio para la construcción de un salón donde podamos guardar el material de la Escuela de Danzas y de los servicios que se prestan en el Salón de Usos Múltiples como mesas y sillas. Este proyecto está parado, pero sabemos que debemos terminarlo. Por ahora no pudimos juntar el monto de dinero necesario para poder hacerlo y es una pena porque lo necesitamos. Actualmente guardamos nuestras cosas en el salón principal y cuando hay un evento debemos sacarlas afuera. Otro proyecto consiste en la construcción de una fuente en la Plazoleta de los Inmigrantes en homenaje a la comunidad árabe de Esquel. Quizás la podamos inaugurar en el próximo aniversario de la ciudad.

L.P: ¿Considera que el lazo con la ciudad es importante?

A.K: Este lazo ya está consolidado. Para nosotros es un orgullo que la gente de la comunidad elija nuestro espacio para la realización de eventos sociales (bautismos, aniversario, cumpleaños de quince, etc.) y nos enriquece como institución. Nos da una alegría muy grande cuando la gente, después que realiza el evento, se va muy contenta y satisfecha por lo ofrecido.

L.P: ¿Sienten en reconocimiento de la comunidad y de las autoridades de la ciudad?

A.K: Yo creo que sí. Tratamos de molestar lo menos posible al socio y tenemos la posibilidad de dialogar con todo aquel que se acerca a la institución. Estoy tranquila y conforme en este sentido.   

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí