La afirmación corresponde a Corina Milán – docente y vecina comprometida con la defensa del medio ambiente a través de la Asamblea por el No a la Mina- en relación a las diversas batallas que se deben afrontar en tiempos de crisis social. Asegura, además, que las mujeres “tenemos la capacidad y la fuerza para ser las que cuidemos que el mundo no se destruya”.

Ser profesora de Lengua y Literatura, madre de dos niños y vecina comprometida con la defensa del medio ambiente definen a Corina Milán quien llegó a Esquel hace algunos años siguiendo al amor de su vida. Con él construyó una familia y el tiempo le permitió sentirse una vecina más. Desde ese espacio se sintió convocada a participar activamente de la Asamblea por el No a la Mina. En esta entrevista con La Portada repasa su llegada a Esquel, su rol como docente y deja entrever que el compromiso social asumido permanece intacto.

La Portada: ¿Cuándo decidió establecerse en Esquel?

Corina Milán: Llegué en Enero de 2003, fue el verano previo al Plebiscito por el No a la Mina. Vine con mi compañero – hoy esposo- quien se crió en Esquel. Para él fue un retorno a su lugar y para mí fue conocer un lugar nuevo. No conocía a nadie más que a Pablo y a su familia. Yo estaba recién recibida de Profesora de Lengua y por entonces había muy poquitos en Esquel por lo que tuve la suerte de ubicarme laboralmente muy rápido teniendo trabajo en las escuelas.

L.P: ¿En qué momento decidió participar de la Asamblea por el No a la Mina?

C.M: Trabajar en las escuelas hace que uno se conecte popularmente, pero igual me llevó un tiempo participar de la Asamblea. Ese primer verano fui más una espectadora y recuerdo que era impactante  ver la movilización de Esquel. Me llevó unos años echar raíces y me sumé a la Asamblea en forma activa en 2011/12 cuando fue la segunda embestida para explotar el cordón Esquel. Creo que esto también tiene que ver con el proceso de arraigo que hice en esos años: me casé y tuve hijos. Comencé a sentir lo que siente la gente de Esquel que defiende su lugar y me sentí convocada a participar.

L.P: ¿Qué es lo más complejo de participar activamente en la Asamblea?

  1. M: Es difícil participar activamente en la Asamblea, es un colectivo y un principio de organización. Tiene límites medio difusos, hay vecinos que están más activos y que son muy laboriosos. Hay mucha gente que le dedica horas de su tiempo haciendo, quizás, un trabajo invisible. La página No a la Mina, por ejemplo, es mantenida cotidianamente como una agenciad de noticas y eso es trabajo de vecinos que lo hacen con mucho esmero y responsabilidad. También hay que conectarse con vecinos de distintos puntos del país y del mundo. Es difícil participar porque hay que destinarle mucho tiempo personal y siendo vecinos de a pie a veces se generan situaciones de mucha exposición que tienen sus consecuencias negativas. Y nuestras vidas continúan porque seguimos trabajando, criando hijos y ocupándonos de las múltiples luchas que trascienden la megamineria. Todo está difícil y hay que poner el corazón y el cuerpo y tras las batallas uno queda herido. A veces es necesario tomar distancia para recuperarnos o para dedicarnos a nuestros proyectos personales, pero cuando es necesario estar juntos trascendemos las diferencias y dificultades.

L.P: ¿Cómo se maneja la exposición pública?

C.M: En una localidad pequeña todos perdemos el anonimato y eso tiene sus pro y sus contras. Es lindo el entramado comunitario y no tengo problema en compartir información. Me siento una vecina común, no soy una persona excepcional y es por eso que quizás me afecta la exposición. Pertenezco al grupo de vecinos que está fichado. Es muy fuerte descubrir que uno está siendo espiado ilegalmente aunque no haya nada particular que ocultar: nuestra vida es bastante sencilla y pública.

  1. P: ¿Le generó temor saber que era espiada?

C.M: Y si porque tengo hijos y porque me hace ver que estamos fuera del estado derecho. El miedo no es tanto por uno, sino por la responsabilidad que se tiene con la familia. El miedo no nos puede paralizar y la fuerza está en esa trama que hacemos los vecinos quienes nos cuidamos mutuamente.

L.P: ¿Este rol activo dentro de la Asamblea se traslada a las aulas cuando ejerce la docencia?

C.M: En la escuela mi rol profesional es estrictamente pedagógico. Los debates sociales ingresan de la mano de los actores que transitan la escuela y de toda la comunidad educativa. No se le puede cerrar la puerta a ningún debate social. El No a la Mina es un tema que surge espontáneamente en las escuelas porque atraviesa a Esquel. Soy consciente de la ética que debo guardar y – teniendo presente además que hay gente pendiente de contarme las costillas con animosidad para desacreditar – procuro ser especialmente cuidadosa en abordar las cuestiones de una manera estrictamente pedagógica. Los docentes estamos capacitados para trabajar con la diversidad ideológica de la población y ser sumamente respetuosos. Mi disciplina es enseñar a argumentar y debatir desarrollando el pensamiento sin chicanas ni violencia. Los debates no deben quedar cancelados, sino que se siguen construyendo. Para mí es un logro que los chicos se vayan con más preguntas que respuestas.

  1. P: ¿Cuál considera que es la problemática más acuciante en Esquel?

C.M: La situación social y económica está pésima. Esto está golpeado muy fuerte a gran parte de la población de Esquel por la falta de trabajo, la precarización para quien lo tiene y los problemas salariales para los que tenemos la suerte de tener empleo. Hay una angustia y un mal humor social muy fuerte. Esto preocupa por la situación de asedio en la que estamos. El poder económico quiere explotar Esquel con la megamineria y sabemos que eso va a acarrear una devastación que va a atentar contra otras oportunidades productivas que están sin desarrollar. Genera impotencia y angustia saber todo lo que se podría hacer y no se está haciendo porque no hay fondos o porque las urgencias tapan lo importante. Si hubiera voluntad política y recursos económicos donde corresponde seria otra la historia.

L.P: ¿Qué desafíos tienen, actualmente, las mujeres? 

C.M: Tenemos muchos. En las últimas décadas venimos dando batalla por reivindicaciones de derechos que nos fueron privados históricamente. Es una trama cultural compleja que nos ha relegado en muchos ámbitos y nos ha hecho víctimas de violencia diversas. Se está dando una batalla por la igualdad de derechos. Y – por otra parte – tenemos un desafío extra en este contexto social y humano tan complicado: en la historia nos relegaron al cuidado doméstico y las que mantuvimos el fuego del hogar y del amor somos las mujeres y en eso está la fuerza. Tenemos la capacidad y la fuerza para ser las que también cuidemos que el mundo no se destruya. Estamos forjadas para cuidar la vida. Debemos  contagiar de esa fuerza a los varones porque tenemos que hacer de este lugar un mundo mejor.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí