Por Sergio Espinoza, Periodista.

“El futuro de un mundo superpoblado y súper industrializado será de los que dispongan de mayores reservas de comida y de materia prima. Pero la historia prueba que tales reservas son solución sólo si se las sabe y se las quiere defender contra el atropello abierto o disimulado de los imperialistas.” (Juan Domingo Perón. 1971)

El peronismo tiene su apotegma fundacional y define la esencia de este Movimiento Nacional: “Que todos sean artífices del destino común, pero ninguno instrumento de la ambición de nadie”.

Desde este principio de acción válida, que define una manera de ser y estar en el mundo, es que se puede pensar en un proceso transformador que pueda modificar las estructuras que dominan el hacer en la provincia del Chubut.

Estas estructuras, mecanismos, que regulan la vida de los chubutenses tienen un eje central, una línea de construcción. El Estado chubutense, desde sus inicios, tiene una concepción unitaria. El poder se regula desde un Estado central y administrativo. El porteñismo tan mentado por los conservadores de principios de Siglo XIX, durante la Revolución de Mayo, también se da acá. Dios atiende en Rawson.

En la actualidad, el Estado se ha convertido en una herramienta para mantener intactas estas estructuras de regulación social. Las mismas, hoy gozan de buena salud y han establecido las reglas de juego para que las transiciones de los gobiernos de turno no modifiquen ni un ápice su esencia.

A tal punto es así, que la clase política tradicional conoce al dedillo estas reglas de juego y la transición del poder pasa de una mano a otra, entre los mismos de siempre. Sin importar el sector político que pertenezcan unos u otros. En realidad, nada cambia. Por dar un ejemplo, desde 1991 a la fecha hubo dos transiciones del poder del Estado bien claras, en las cuales hubieron pequeñas reformas pero la línea conceptual nunca fueron modificadas. El centralismo siempre dominó la escena política.

Este andamiaje fue profundizado y perfeccionado agregando un valor más, el electoralismo. A esta altura, el Estado provincial se presenta como un Poder central, burocrático y electoralista. Nadie se proyecta en un proceso revolucionario de largo aliento capaz de modificar estas estructuras de Poder.

Un Estado centralista que regula la vida social de los chubutenses. Donde sus políticas administrativas están centradas en las grandes ciudades que garantizan mayor caudal electoral, dejando a la deriva y a su suerte, otros pueblos de la Provincia. Políticas que garantizan seguir manteniendo el establishment de la clase dominante.

Por tal motivo, es necesario plantearse la posibilidad de encausar un proceso transformador que modifiquen estas añejadas estructuras culturales, que hasta esta altura, se vuelven en contra de la ciudadanía en su conjunto. Es la enajenación del Poder.

Es posible una revolución en la Provincia del Chubut. Donde el valor central sea el ser humano, la defensa irrestricta de sus bienes naturales en todo el territorio, la transformación de su modelo de producción, la defensa innegociable de nuestros derechos como ciudadanos. Plantear un federalismo real, potenciando cada uno de los pueblos que conforman la provincia, con una organización política que esté fuertemente arraigada en la base misma de la sociedad, de cara al pueblo.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí