Por el Licenciado Juan Manuel Peralta:

En los últimos años, la oferta de Turismo Rural de la Cordillera de Chubut ha crecido significativamente tanto en calidad como en cantidad de establecimientos y comunidades rurales que ven en el turismo una herramienta de desarrollo.

Por su parte, las tendencias del comportamiento del turista a nivel mundial, marcan claramente una elección de actividades turísticas que tengan que ver con lo propio de cada lugar, aquello que singulariza a cada destino y que no lo pueden encontrar en ningún otro lugar del mundo.

El turismo rural propicia una participación activa del turista saliendo de una postura meramente observadora; en nuestra región el turista podrá conocer la “identidad” de nuestra región en las comunidades de Alto Rio Percy, Nahuelpan, Lago Rosario y Sierra Colorada. Asimismo el establecimiento Viñas de Nant y Fall, el Molino Harinero Nant Fach, el campo de peonias en Trevelin se suman a las opciones de este verano.

Participar del enyugue de bueyes (atar el buey al carro) en Alto Rio Percy, amasar tortas fritas con mujeres rurales en Sierra Colorada, arriar ovejas o cabras en Nahuelpan, o participar del proceso de hilado y telar mapuche  en Lago Rosario son solo algunas de las actividades que estas comunidades ofrecen al visitante.

Por su parte en viñas de Nant y Fall se podrá conocer el proceso productivo de los primeros vinos de Trevelin, algo tan noble y genuino como cultivar el terruño y que hoy ha generado no solo el crecimiento de dicho establecimiento, sino que ha sido factor de motivación a otros vitivinicultores e incluso esta iniciativa fue el antecedente fundamental en la conformación de la ruta del vino de Chubut.

Según estimaciones de la Organización Mundial del Turismo, entre 2010 y 2030 se prevé que las llegadas internacionales a los destinos emergentes crezcan a un 4.4% anual, siendo el doble respecto a las economías avanzadas. Se calcula que las economías emergentes recibirán cerca del 60% de los turistas mundiales en 2030 (OMTNU, 2013).

Además de su crecimiento constante y dinámico, otra razón para prestar una atención especial al turismo en el espacio rural es el contexto de la política ambiental, esta relación compleja que existe entre esta actividad y su impacto en el ambiente. Contrariamente a la mayoría de otras actividades económicas, la fortaleza del turismo depende, en gran medida, de la salud del ambiente; dado que un entorno de calidad es un ingrediente fundamental del producto turístico.

Un mercado turístico en expansión siempre debe ir acompañado de la especialización y diversificación del sector. Turistas y viajeros demandan cada vez más actividades personalizadas que les permitan completar sus recorridos turísticos con experiencias únicas y que hagan de su viaje un recuerdo inolvidable. El Turismo Rural, entendido como el conjunto de actividades turísticas que permiten al visitante entrar en contacto con comunidades rurales y establecimientos que conservan su identidad cultural como elemento de diferenciación, representa desde el lado de la demanda un complemento vivencial a las visitas turísticas tradicionales, y desde el lado de la oferta, una oportunidad para generar trabajo, ingresos complementarios y oportunidades de desarrollo para las comunidades participantes (González y García, 2013).

Ahora bien, es necesario que este crecimiento este acompañado de un sector público que regule las actividades, proteja al sector y promocione sus servicios. El turismo rural en la región cordillerana de Chubut requiere ser prioridad en la agenda de la política turística de la provincia.

Los que trabajamos en el turismo rural esperamos que las políticas turísticas dejen de apuntar a un turismo “ideal” propio de otros destinos patagónicos como es el caso de Bariloche o Villa La Angostura y se entienda que hoy la visión se centra en fortalecer nuestra IDENTIDAD, no tenemos que compararnos ni aspirar a igualar destinos ya consolidados, esas ciudades han sabido desarrollar algo que los diferenció en el mercado regional, nacional o mundial. Nuestra región necesita de una planificación que ponga en valor nuestra IDENTIDAD, y el turismo en el espacio rural es la opción a considerar. Ya que esta actividad nos hace único en la oferta, muestra la calidez de nuestra gente, y lo más importante colabora en el desarrollo sustentable al que aspiramos.

Considerar al turismo como factor de inclusión e inductor del desarrollo, deberá ser la premisa que guíe al sector en el mediano y largo plazo, para planificar una oferta equilibrada y sustentable que responda a las expectativas de las comunidades anfitrionas y de la demanda turística nacional e internacional (Román y Ciccolella, 2009).

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí