En el marco de la materia “Proyecto Solidario”, alumnos de 5to año de Naturales de la Escuela N° 735 realizaron diversas actividades con abuelos de los hogares “Las Mutisias” y “Cume Hue” con el fin de mejorar su calidad de vida y promover su integración en la sociedad. También trabajaron en la remodelación de su propia aula al considerar que la solidaridad debe comenzar desde adentro para luego trasladarse a la comunidad.

Clara Nahirñak, quien fue profesora de la materia “Proyecto Solidario” en este curso de la Escuela N° 735, destacó a La Portada que con los chicos “estamos convencidos de que hay razones para creer en un mundo mejor y eso se logra creándolo”.

Recordó que el año pasado, cuando fue su primer año al frente de este espacio, realizó junto a los alumnos una intervención solidaria en el Hospital de Esquel con la propuesta de “Payamédicos”, y este año surgió la iniciativa de trabajar con abuelos. Para esto contó que tuvo que preparar a los chicos durante tres meses para que estuvieran al tanto de qué se podían encontrar. Hicieron investigaciones acerca de la tercera edad, las enfermedades más acuciantes y sus necesidades.

Los hogares elegidos fueron “Las Mutisias” y “Cume Hue”, ambos de Esquel. La intervención comenzó en julio de 2017 y previamente se había realizado un trabajo de diagnóstico, reuniones con actores institucionales y planificación de actividades. El objetivo general del proyecto era mejorar la calidad de vida de las personas mayores a través de actividades que fomenten el envejecimiento activo tanto a nivel físico como psicológico.

Rescatar el valor

Los chicos detectaron que “uno de los problemas más relevantes del envejecimiento es la ruptura del equilibrio entre las personas mayores y su entorno familiar y social, que da origen a procesos de marginación y exclusión, siendo este uno de los factores más importantes en el deterioro de su salud física y mental”.

De esta manera plantearon como necesario “rescatar el valor del adulto mayor como actor social importante de una sociedad, promover su participación activa y dinámica, y posibilitar la adquisición y fortalecimiento de hábitos de vida saludable”.

Para esto llevaron adelante espacios de lectura-debate en los que el adulto mayor recuperaba la palabra en temas referidos a la vejez, la soledad, la exclusión, la dificultad en ser escuchados por su familia, la relación con sus seres queridos, etc.; talleres recreativos/formativos de dibujo, pintura, cocina, música, jardinería, teatro, uso de nueva tecnología; y actividades lúdicas para ejercitar la memoria y tiempo de ocio productivo.

 

Remodelación

Clara explicó también que “el Proyecto Solidario estaba pensado en pos de los alumnos como grupo y para unirnos entonces una de las chicas planteó que la solidaridad primero tenía que surgir hacia adentro, es decir la propia escuela o el curso, que hacia afuera”. Fue en este marco que se planteó la necesidad de refaccionar su propia aula y se creó una lista con todas las cosas que se debían hacer”.

Por último, la profesora señaló que “cuando al adolescente le brindas la posibilidad de dialogar y escuchar sus propias necesidades, surgen cosas muy interesantes”.

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí