Atravesar la tercera edad no es una tarea sencilla, menos si te toca hacerlo solo y no querés ser motivo de preocupación para tus hijos, pero es posible conseguirlo a través de un proyecto de vida como lo es “Comunidad Punta Canas”, que reunió a ocho personas mayores de 60 años con un mismo objetivo: vivir y disfrutar en compañía. El emprendimiento es autogestionado, bajo el régimen de propiedad horizontal especial y se emplazará en Villa Hípica con catorce viviendas y un salón de usos múltiples que será el punto de encuentro.

Clara Estela Villar, quien es una de las gestoras de “Comunidad Punta Canas”, contó a La Portada que la idea nació cuando ella sufrió una fractura de peroné y fueron sus amigas las que la ayudaron a recuperarse. Allí reflexionó sobre la necesidad de contar con una casa más cómoda y que estuviera cerca de ellas para acompañarse mutuamente. “Si uno habla con la gente mayor, esto está en la cabeza de todo el mundo, la diferencia es que con un grupo de cuatro mujeres decidimos concretarlo”, relató.

Después de acordar algunas ideas básicas, en febrero de 2014 realizaron la primera reunión en el Centro Cultural Esquel Melipal donde asistieron alrededor de treinta personas con inquietudes diferentes y finalmente quedaron los que tenían pensamientos afines. Durante el primer año se dedicaron a buscar el terreno que finalmente apareció en diciembre del año pasado en Villa Hípica y es propiedad de Oscar Peña, con quien llegaron al acuerdo de comprárselo y que además construya las catorce casas y el SUM. La obra comenzaría a partir de enero del próximo año y tendría un plazo de ocho meses a un año.

 

Sólo mayores de 60 años

Clarestela, que es como prefieren que la llamen, explicó que el proyecto es autogestionado, privado, y estará regido por el régimen de Propiedad Horizontal Especial según lo establece el Código Civil, que también exige un reglamento de convivencia, que ya lo elaboraron, y se inscribe en la escritura, con lo cual tiene carácter de ley. “Las casas pueden ser adquiridas y alquiladas por cualquier persona pero sólo las personas mayores de 60 años las pueden habitar”, destacó.

Asimismo indicó que “todas serán construidas en planta baja porque estarán adaptadas a las posibilidades físicas de las personas mayores como también a aquellas con discapacidad”, agregando en este sentido que el baño contemplará el uso de sillas de ruedas aunque no sea necesario. No habrá escalones, los accesos serán por rampa y los enchufes estarán a media altura. Para este diseño se contrató un arquitecto de Buenos Aires especializado en tercera edad.

 

Se buscan vecinos

Por el momento son ocho propietarios, de los cuales tres van comprar dos casas, una para vivir y otra como inversión para poder alquilarla ya que hay mucha gente que le gustaría ser parte y no tiene posibilidad económica para hacerlo. De esta manera Clarestela comentó que “tenemos tres casas para vender y una de ellas tiene que ser antes del 3 de enero”, ya que es una de las condiciones de la empresa Peña.

Reconoció que el proyecto “es muy innovador pero a su vez es muy desconcertante porque no es común que los adultos mayores consideren que con 70 años pueden empezar un proyecto nuevo de vida”. Sin embargo se mostró confiada en que aparezca un inversor o algún hijo que esté preocupado por sus padres.

 

Unico en Argentina

Si bien al momento de idear este proyecto desconocían que desde los años 80 ya se estaba implementando en el mundo, ya que se originó en Dinamarca y luego se extendió por Europa y América del Norte, Clarestela aseguró que es el primero en Argentina y que ya fueron consultados por gente de Bariloche y otras ciudades para seguir sus pasos.

 

“Ya somos una comunidad”

El nombre “Punta Canas” fue propuesto en broma por una amiga de Clarestela y las otras gestoras del proyecto, que finalmente gustó a todos porque combina la idea de diversión con la que uno asocia el destino turístico como también plantea un juego de palabras entre la tercera edad y las “canas”. Mientras que confió que el concepto de comunidad “apareció en el camino porque nos dimos cuenta que el estar pendientes del otro y juntarnos para festejar, ya estuvo sucediendo durante estos tres años, así que ya somos la comunidad que queremos ser, sólo nos falta el predio en común y seguir consolidándonos”.

Hoy son ocho las personas que conforman este proyecto y si bien todos tienen su casa propia, decidieron emprender una nueva vida en comunidad porque todos coinciden en que la soledad es el mayor problema de las personas que pasan los 60 años.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here