Columna de opinión sobre desarrollo local: “Del diagnóstico a la acción”/Por Aldo Mendoza

0

En la entrega anterior pudimos analizar la importancia de un buen Diagnóstico Situacional de Esquel, en forma particular e individual, pero también desde la perspectiva de integrar una Comarca y, por lo tanto, se debe definir y dimensionar el rol que le compete a nuestra ciudad en ese contexto comarcal.

Es indudable que por ser una ciudad que aglutina los servicios, Esquel se constituye siempre en referencia a la hora de tomar decisiones desde el ámbito político e institucional. No en vano se la incluye en el grupo de las 5 ciudades denominadas “grandes” en el contexto provincial, junto a Rawson, Trelew, Comodoro Rivadavia y Puerto Madryn.

Por ello no debemos ignorar ese importante lugar que por derecho Esquel se ha ganado, muy por el contrario, esa constituye por sí misma una fortaleza a la hora elaborar un Plan de Desarrollo que la tenga como principal protagonista.

Ahora bien, el Diagnóstico nos ha ayudado a definir a grandes rasgos el panorama y perfil actual de la ciudad. Dependerá de nosotros como integrantes de esta comunidad, aceptar ese diagnóstico y mantenernos en esa postura, con los riesgos que ello implica, o avanzar en un cambio de paradigma, y convertirnos en una ciudad que pueda redefinirse y reinventarse, brindando servicios de calidad, pero que también que se anime a incursionar en la industrialización de sus recursos, es decir, agregar valor a la materia prima local y regional que tenemos en cantidad y calidad suficientes para promover su desarrollo.

¿A qué recursos me estoy refiriendo? Obviamente, como dije en la primera entrega, se DESCARTA DE PLANO LA EXPLOTACIÓN MINERA. La idea es AGREGAR VALOR a:

La producción de Carnes: Bovina, Ovina, Porcina, Caprina y Aviar. Cada una de ellas en la escala que resulte factible desarrollar, de acuerdo al segmento de mercado que se pretenda abarcar y atender. Aquí debemos analizar junto a los productores las ventajas y desventajas que implica salir a explorar nuevos mercados, de manera tal que no solamente se atienda la demanda local, sino que también se pueda extenderse la misma al mercado provincial y regional.

¿Sería viable convertir a Esquel en un Polo Cárnico? ¿Qué requerimientos habría para promoverlo y sostenerlo? ¿Qué acciones no se pueden obviar en ese plan?

Si es por posibilidades de espacio y recursos, las condiciones se cumplen. Tenemos extensiones de tierras en abundancia, la mayoría de los campos están sub-explotados, hay pasturas naturales que se renuevan sin necesitar prácticamente ningún tipo de intervención humana. Entonces ¿qué nos falta? Lo primero que seguramente van a solicitar los que tienen la posibilidad de producir e invertir, son REGLAS DE JUEGO CLARAS, es decir PREVISIBILIDAD. Y tal vez las condiciones macroeconómicas actuales no resulten las adecuadas para asumir realizar inversiones de riesgo a mediano y largo plazo.

No obstante, a pesar de ese panorama que nos presenta un contexto desfavorable, no podemos seguir sin generar el debate, la discusión de fondo que es lo que planteaba al principio, ese cambio paradigmático que nos permita proyectar el Esquel del futuro, el que queremos dejarle a nuestros hijos y nietos. Tengamos en cuenta que toda CRISIS representa una OPORTUNIDAD, y por lo tanto estará en nuestra CAPACIDAD de DECISIÓN, saber APROVECHARLA.

En el próximo capítulo terminaremos de analizar las potencialidades de la Producción e Industrialización cárnica y seguiremos explorando las otras actividades que pueden generar un impacto económico que nos permita equilibrar la balanza del Producto Bruto Local, donde el sector privado tenga mucha más participación que en la actualidad, conformándose de esta manera una ecuación más equitativa con el ámbito estatal.

Aldo Eduardo Mendoza.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí