Entre los usuarios del Servicio de Transporte Urbano de Pasajeros hay exigencias que se repiten: el cumplimiento de los horarios para evitar largas esperas y la renovación de las unidades, apuntando de esta manera a un mayor confort al momento de hacer el viaje.    

A fines de la semana pasada, la Municipalidad de Esquel realizó el acto apertura de sobres del concurso público para licitar las líneas 2 y 3 de colectivos. Oscar Perazzo, Santiago Acevedo y Jacobsen fueron los tres empresarios que presentaron ofertas.

“Estamos frente a un hecho que seguramente marcará un antes y un después en la gestión de Sergio Ongarato en virtud de que se está llevando a cabo la apertura de sobres de una licitación luego de 20 años”, subrayó el presidente del Honorable Concejo Deliberante, Jorge Junyent.

A su vez, el propio intendente destacó que de esta licitación pública participan firmas locales y aseguró que la intención del municipio es “normalizar” las dos líneas mencionadas. “Estamos más cerca de contar con el transporte urbano renovado y de acuerdo a lo que debería ser”, acotó.

En tanto, el secretario de Gobierno, Julio Ruiz, explicó que se solicita a las empresas realizar las “inversiones” correspondientes y señaló que las condiciones expuestas fueron pensadas en función de “respetar el pedido de los vecinos” y en pos de “mejorar” la prestación.

Cabe recordar que en el 2012, estando Rafael Williams en la Intendencia, se efectuó un relevamiento (incluía 500 encuestas) para determinar el nivel de satisfacción de la gente. Contemplaba variables como atención, higiene, comodidad, estado de los asientos y frecuencia.

Qué piensa el vecino

Para tratar de identificar demandas puntuales en torno a este importante servicio, diario La Portada conversó con varios usuarios. Si bien no se escucharon grandes quejas lo cierto es que sí existen algunos pedidos recurrentes, siempre relacionados con la puntualidad y el estado de los colectivos.

“Se demora mucho”, confió Brian mientras aguardaba junto a un grupo de amigos en la parada ubicada en calle 9 de Julio, a pasos de La Anónima. El joven que se dirigía rumbo a la zona del barrio Badén cuestionó que no se respetan los horarios. “Hay días que pasa a tiempo y otros que no”, agregó una señora,  atenta a la conversación.

Luis, vecino del barrio Los Sauces, se mostró conforme con la prestación y la atención de los choferes pero entendió que es necesario renovar las unidades más antiguas para que los pasajeros puedan hacer los recorridos con mayor confort. “Carecen de higiene, no son puntuales, sobre todo la línea 2, y no tienen ticketera”, se quejó Karina quien toma el bondi cerca del Hospital.

“Hay que esperar mucho tiempo y el frío a veces no se soporta”, coinciden cuatro vecinas, jubiladas, que estaban en la garita. Los días de invierno son crudos para aguardar a la intemperie, remarcaron. Una de ellas comentó que en su barrio, el 50 Viviendas, están juntando firmas para plantear el reclamo ante las autoridades.

 

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here