Con este sentimiento Rubén Amaturi, cuyo hermano Norberto permanece desaparecido desde 1977, vivió las instancias del caso Santiago Maldonado. “Todo esto me llegó muy de cerca” aseguró. Abogó, además, por la manifestación del pensar diferente sin violencia y tuvo una visión crítica para con la política de Derechos Humanos que lleva adelante el Gobierno Nacional.

 Con 40 años de diferencia, entre los hechos que los relacionan, dos argentinos se encontraron viviendo el mismo dolor: la incertidumbre de no saber el paradero de su hermano. Para uno de ellos esa incertidumbre culminó con la aparición del cuerpo que luego fuera reconocido como de quien fuera en vida Santiago Maldonado. Para Sergio las dudas ahora giran en torno a las causas y responsables de la muerte de Santiago.

Para Rubén Amaturi las dudas persisten porque desde 1977 su hermano Norberto está desaparecido y cuatro décadas después continúa buscándolo. Para mitigar el dolor – si es que ello fuera posible – él y su familia necesitan saber qué pasó con Norberto.

“Este dolor no sabe de palabras” expresó en un comunicado la familia Maldonado al momento de confirmar la identidad del cuerpo hallado en el Río Chubut el pasado martes 18 de octubre. Y es verdad porque – para quienes no vivimos una situación similar – resulta imposible imaginar ese dolor que no se puede traducir a letras. Ese dolor es muy parecido al que siente Rubén porque debe añadir 40 años de incertidumbre, de ausencia, de palabras no dichas, de abrazos no dados… de la vida no compartida.

Del recuerdo de su hermano, su sentir tras la desaparición de Santiago Maldonado, la necesidad de pensar distinto pero sin manifestarse en forma violenta y de la política de Derechos Humanos del Gobierno Nacional Rubén Amaturi dialogó con La Portada en esta entrevista.               

La Portada: Cómo vivió las instancias del Caso Santiago Maldonado?

Rubén Amaturi: En una de las movilizaciones pedí hablar con Sergio (Maldonado) para darle todo mi apoyo porque todavía estoy padeciendo tener un hermano desaparecido sin saber dónde o cómo está. Todo esto me llegó muy de cerca y me imagino lo que pasó ese muchacho con la magnitud de lo que produjo la desaparición de Santiago. Viví todo esto con el dolor de la incertidumbre.  

L.P: ¿Cómo recuerda a su hermano?

  1. A: No teníamos un contacto diario con él porque vivía en Córdoba donde estudiaba medicina y por eso lo recuerdo en esos días que venía de vacaciones. En los 20 días que estaba en Esquel se entregaba a nosotros, disfrutaba de esos días en que estaba con nosotros. Era una persona que daba todo. Dio su vida por nosotros y no sólo por su familia, sino por toda una generación y por la Argentina. Luchó por lo que creía justo. Estaba muy comprometido con la causa y entregó la vida. La última vez que estuvo en Esquel – una semana antes del Golpe de 1976 – mi viejo lo quiso llevar al campo, pero él no aceptó. Él trabajaba en un Hospital en Córdoba y le dolía ver a los chicos descalzos, sin ropa o desnutridos. Y decía “no me puedo quedar con los brazos cruzados, debo hacer algo por esta gente”. La desaparición de mi hermano se dio en un contexto diferente a la de Santiago y esto fue lo que le mencioné a Sergio Maldonado. El coincidió conmigo en esto.

L.P: ¿Si pudiera hablar con su hermano qué le diría?

  1. A: Tendría mi apoyo y le diría “lo que estás haciendo está bien”. En ese momento nosotros no sabíamos por lo que luchaba porque no decía nada, pero si tenía sus conversaciones con mi viejo. Cuando le hallaron la casa y lo buscaban comencé a leer por qué sucedía eso. Si lo hubiese tenido al lado le hubiera pedido que me contara que hacía y por qué peleaba, pero en ese entonces yo era un adolescente de 16 años. En esa época en Esquel no se estaba muy enterado de lo que pasaba en el país porque a los medios gráficos los manejaba la Dictadura.

L.P: ¿Imaginó alguna vez que en plena democracia habría otra persona desaparecida?

  1. A: No, nunca lo imaginé. Cuando volvió la democracia pensé que se habían terminado los desaparecidos y esa forma de vivir con miedo. Con el retorno de la democracia lo primero que pensé fue “va a aparecer mi hermano”, pero no fue así. Creí que se había terminado esa forma de pensar tan egoísta y que se reprima a personas por pensar de otra manera. Lamentablemente todavía hay gente con esa mentalidad de hace 40 años. El otro día veía aquí en Esquel que se insultaba a personal de seguridad, pero no hay necesidad de eso. Ellos están ahí (fuera del Juzgado Federal) porque es su trabajo. Uno puede manifestarse sin insultar y sin pegar. Creo que uno se puede manifestar pacíficamente. La sociedad argentina, lamentablemente, está muy enferma. Nos tenemos que ayudar entre todos para vivir más tranquilos. Yo no quiero más dictadura.

L.P: ¿Cómo calificaría la política de Derechos Humanos del Gobierno Nacional?

R.A: Este Gobierno no le da mucha importancia a los Derechos Humanos porque tiene otra ideología. No están manejando este tema como se tiene que manejar. Para ellos los derechos humanos son palabras y nada más. Este Gobierno me recuerda a la época de Carlos Menem con el Indulto. El gobierno de Néstor Kirchner dio todas las  garantías para que se trabajase bien sobre los derechos humanos. La Asamblea Permanente por los  Derechos Humanos (APDH Esquel) trabaja bien y con mucho respeto. Cuando el presidente del Concejo Deliberante Jorge Junyent se expresó en el acto del 24 de Marzo y a mí me cayó tan mal ellos me dieron todo su apoyo.                        

L.P: ¿Qué mensaje la daría a la sociedad de Esquel tras el Caso Maldonado?

  1. A: Tenemos que manejarnos con mucha cautela y respeto. Le diría a la gente que tratemos de ayudarnos, que las manifestaciones que se hagan sean pacíficas y que se participe más. Que la gente no viva haciendo oídos sordos a todo esto que está pasando. Vivir aislados no construye.

Norberto Amaturi

Nació en Esquel el 5 de Abril de 1952. Se radicó en 1971 en la ciudad de Córdoba donde cursaba los estudios de la carrera de medicina. Militaba en el P.R.T y en 1975 su vivienda fue allanada. Desapareció en Abril de 1977 en Buenos Aires.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here