El aumento de los impuestos municipales como de servicios de gas y luz es el malestar recurrente de los comerciantes de Esquel que aseguraron a La Portada que se sienten “asfixiados” al no poder hacerle frente con la disminución de las ventas que han registrado desde comienzo de año. También coinciden en la falta de apoyo del gobierno municipal y quienes no integran la Cámara de Comercio no se sienten representados.

Andrea Tapia hace seis años que es dueña de la lencería “Caprichos” que en un principio funcionó en el barrio donde ella vive y hace menos de un año se trasladó al centro de la ciudad, en Roca casi Avenida Alvear, con el sueño de incrementar sus ventas. Pero no fue así y hoy, según confió a La Portada, se esfuerza por no bajar los brazos. “Hace tres meses que es más lo que pago de impuestos que lo que ingresa así que he tenido que pedir plata prestada para pagar el alquiler”, relató. Además contó que ha habido días en los que ni siquiera ha podido abrir la caja. “No quiero bajar los brazos pero muchas veces me pasa por la cabeza la idea de cerrar”, aseguró.

La vendedora precisó que comenzó a notar la caída de las ventas a fines del año pasado en Navidad y Año Nuevo. Expresó además que todavía no logró recuperar la mitad de clientes que tenía en el barrio”, al tiempo que planteó que el municipio podría darle una mano a los comercios. En cuanto a la Cámara de Comercio, sostuvo que “es una burbuja, son siempre los mismos y ellos no se toman el tiempo de salir a ver cómo estamos; jamás me vinieron a ver”.

“Estamos aguantando”

Yanina Bernales junto a su mamá hace cuatro años que son dueñas de “Piedra Libre”, una tienda de ropa para damas. Describió que el inicio de año fue “complicado”. Si bien en Navidad y Año Nuevo no notó un cambio significativo en las ventas, sí lo percibió en enero. “Uno liquida por final de temporada pero este año estuvo muy tranquilo”, confió, al tiempo que señaló que “en marzo, cuando se comienza con la nueva colección, siempre aumentan las ventas y no fue así”.

También reveló que la gente modificó sus hábitos de compra y que ya no sale los fines de semana a comprar como ocurría antes y agregó que “el municipio ahora nos cobra habilitación comercial por un porcentaje de las ventas entonces es como si nos cobraran ingresos brutos y habilitación dos veces, es un porcentaje menor pero subió, y después tenemos la luz y el gas que aumentaron muchísimo”. Además resaltó que “los gastos subieron pero el ingreso quedó igual o hasta bajo así que no nos queda otra que aguantar un tiempo y esperar que esto se reactive”.

Yanina tampoco integra la Cámara de Comercio y se manifestó muy crítica de su trabajo. “Nunca nadie vino a ver mi situación, hacen reuniones y nunca invitan a todos, sólo a sus afiliados, cuando todos somos comerciantes y deberían escucharnos un poco”, declaró.

“El Estado se lleva un 60% de los ingresos”

Héctor “Pato” Vidal hace dos años que es dueño de “El Pato Indumentaria”, ubicado en  9 de Julio 855, y coincidió en que este año “las ventas cayeron en forma notable” sobre todo para el Día del Padre, que es una de las fechas más importantes para su comercio junto con las fiestas de fin de año y se vio perjudicada por la contingencia climática. No obstante agradeció al Banco del Chubut por la ayuda recibida.

“Si uno hace un balance de lo que son los impuestos municipales, el impuesto a la ganancia, AFIP, ART y los impuestos del banco por débito y crédito, te das cuenta que tenes un socio, que es el Estado, que sólo está en las buenas y no en las malas cuando se lleva entre un 55 y 60 por ciento”, apuntó.

También se mostró disconforme con el municipio al remarcar que “te cobra ingresos brutos y habilitación comercial de acuerdo a las ventas entonces te está cobrando dos veces. Lo que viene a ser una tasa la recauda como un impuesto y no quiero pensar que el municipio va a tener un inconveniente que después tendremos que devolver todos”.

Si bien asumió que la situación está muy complicada, aclaró que no llegó al límite de pensar en cerrar, “las ventas están muy bajas pero soy un agradecido a la gente de Esquel”.

“La gente gasta menos”

Danilo García, uno de los dueños del kiosco y almacén “El Chucao” que se encuentra en pleno centro de la ciudad, aseguró que “las ventas son menores en relación a años anteriores porque la gente no tiene tanto dinero como en otras oportunidades o al menos gasta menos”. No obstante reconoció que en las últimas semanas se levantaron un poco con la llegada del turismo.

Además destacó que tienen mucho movimiento por ofrecer las cargas virtuales y los cigarrillos a precios oficiales, además de que venden regalería. “Son recursos que tenemos para mantener el kiosco porque sólo no se sostiene”, explicó. Al tiempo que reconoció que muchas veces los impuestos no se llegan a cubrir con la ganancia.

“Somos comerciantes pero al mismo tiempo creemos que el comercio está mal interpretado así que tratamos de no pensar sólo en la obtención de la ganancia absoluta sino también en tener cuenta la crisis que vive el país y sostenernos sin buscar la ganancia en ese consumidor final”, planteó. Aunque admitió que “es muy difícil porque hoy en día las condiciones están dadas para que sea el mercado quien tome las decisiones y el Estado esté completamente ausente, lo vemos en Esquel y a nivel nacional”.

Más allá de que reconoció que la situación es “complicada”, expresó que nunca se le pasó por la cabeza cerrar porque el kiosco es el sustento familiar. “Creemos que el Estado es quien pone las condiciones favorables y desfavorables pero también depende de nosotros de las ganas y el ingenio que le pongamos”, finalizó.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí