Cuatro productores de Esquel y Trevelin, cuyos productos son elaborados en el CAPEC, viajarán la próxima semana a Buenos Aires para participar de la 13° edición de la Feria Caminos y Sabores, que se estará realizando del 6 al 9 de julio en el predio de La Rural, donde la última vez se convocó a más de cien mil personas de todo el país. Momi Pugh aseguró a La Portada que “uno va por la experiencia, vamos a estar entre las marcas más grandes pero no nos vamos a achicar porque nosotros trabajamos con la mejor materia prima”.

La Feria Caminos y Sabores, que hace trece años se viene realizando en el predio de La Rural, en Buenos Aires, ya se ha consolidado como uno de los puntos de encuentro más importantes y reconocidos a nivel nacional para los productores de alimentos típicos, artesanos y representantes de destinos turísticos. En su última edición, la feria convocó a más de cien mil personas que disfrutaron del recorrido por el mercado, las demostraciones de cocina, disertaciones y espectáculos artísticos. Este año la cita será del 6 al 9 de julio de 12 a 24 horas.

La provincia de Chubut siempre participa de este evento y en esta oportunidad también estará representada la Cordillera a través de cuatro productores que estarán exhibiendo sus diversas elaboraciones. Una de ellas será Momi Pugh, de productos Momi´s, que llevará dulces, licores y aderezos, entre los que se pueden destacar el Dulce de Calafate, que es su última incorporación, y los Aderezos de Rosa Mosqueta en su versión Picante Hot y Picante Suave. También estará presente Paso Ancho Berris, de Noel Ludueña, con sus jugos de frutas de la comarca en envases de un litro y medio litro de Sauco, Arándonos y Frambuesa.

Después participarán el productor avícola de la comunidad Nahuel Pan, Laureano Ríos, responsable de “Sabor Mapuche”, y Chutneys Benedetta, que surgió en 2014 y cuyas variedades son zucchini; corinto y grosella; pepino, frambuesas y arándanos; frutillas y cassis; membrillo y sauco.

Todo a pulmón

Los productores cordilleranos deberán afrontar los gastos del viaje a Buenos Aires y la estadía por los tres días de feria. “Siempre nos pagamos todo porque desde el municipio nos dicen que no hay plata y además uno ve la necesidad que pasa la gente entonces tampoco nos da la cara para pedir un pasaje”, contó Momi.

Los productos serán enviados a través del Centro de Apoyo a la Producción de Esquel y la Comarca (CAPEC) y serán mil en promedio por cada productor.

Por su parte, Noel Ludueña se manifestó preocupada por la caída de las ventas, “nosotros trabajamos toda la temporada y no se pareció a la anterior”. No obstante Momi destacó que a pesar de los contratiempos “uno siempre le pone onda y va buscando en qué mejorar así que una de las cosas que hice ahora es tener el posnet para trabajar con tarjetas de débito y crédito”. Asimismo precisó que participará de la feria porque “uno va por la experiencia y vamos a estar metidas entre las marcas más grandes pero no nos vamos a achicar porque nosotras trabajamos con la mejor materia prima”.

Cara a cara

Momi aseguró que a la hora de comercializar sus productos prefiere conservar el contacto directo con la gente, el cara a cara, y conocer lo que pasa en el pueblo. “Tengo algunos negocios que está trabajando muy bien pero lo que a mí me ayuda es la venta directa y no se me caen los anillos por vender en la calle”, resaltó.

 

Del Banquito de la Buena Fe a productora

Momi fue una de los primeros productores en elaborar en la sala del CAPEC. “Yo no salí de una plantación sino del Banquito de la Buena Fe donde saqué un microcrédito de 750 pesos porque yo quería ayudar en la economía de mi casa así que así empecé”, relató la productora de productos Momi´s.

Al principio se encontró con la dificultad de no poder comercializar lo que elaboraba en su casa por no contar con la habilitación correspondiente y las ferias que se realizaban en la ciudad tampoco ayudaban por ser sólo dos en el año. Fue así como ingresó en el CAPEC y comenzó a participar de todas las capacitaciones habidas y por haber, logrando así el reconocimiento que hoy tiene como productora en su rubro.

En cambio Noel Ludueña descubrió su afición por el jugo de frutas a través de sus dos hectáreas en Paso Ancho donde en 2014 decidió plantar fruta fina a pesar de nunca haber tenido contacto con las plantas. “Desde el INTA me recomendaron hacer frambuesa y también plantamos arándanos y corintos. Estuve un año para que empiece esa producción y como iba a tener entre tres mil y cinco mil kilos de fruta por cosecha, me invitaron a participar a la elaboración de dulces y conservas en el CAPEC”, concluyó.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí