Lilian Planes: “Tenemos un Ministerio de la Familia ausente”

0

Las instituciones de Niñez y Adolescencia dependientes del Ministerio de Familia atraviesan una compleja situación respecto de la falta de personal, carencia de un equipo técnico y recategorizaciones pendientes.

Uno de los principales cuestionamientos es la falta de profesionales (Psicólogo y Trabajador Social) que acompañen a los trabajadores de las diversas instituciones para el abordaje conjunto de las problemáticas de niños y adolescentes.

Lilian Planes, abogada del Servicio de Protección de Derechos, en declaraciones a La Portada explicó la situación de los profesionales. “Yo formo parte de la planta permanente del Ministerio de Familia a diferencia de muchos otros compañeros que tienen un contrato del cual una parte se hace cargo el Municipio y la otra manda el Ministerio de la Familia”, manifestó.

En relación a los bajos sueldos y la falta de capacitación sostuvo que “si bien digo esto a título personal sé que muchos compañeros opinan igual: tenemos un Ministerio de la Familia absolutamente ausente. Cada vez que vienen los funcionarios hablan con los directores y jamás se sientan con los empleados”.

Destacó, en este contexto, que “no tenemos acceso a la Carrera Administrativa. Hace 25 años que tenemos el mismo cargo y la misma categoría. Las categorías nuevas – por jubilación del personal – nunca están dispuestas para la Carrera Administrativa. Esto en general se ocupa por los cargos políticos de la gente nueva que entra a los Ministerios o al Gobierno”.

Magros sueldos

Planes fue contundente al sostener que los sueldos no se corresponden con los valores de la canasta básica alimentaria “hace 25 años que trabajo y tengo un sueldo de 12.000 pesos siendo profesional y firmando como tal desde hace 10 años”.

Los sueldos poco atractivos no atraen a los profesionales a sumarse a los equipos técnicos “todo tiene que ver con todo”, indicó. Y remarcó que “yo elegí quedarme haciendo este trabajo porque me gusta la tarea social. Lo que creo es que nuestros salarios están desfasados con respecto a todos los otros Ministerios. Esa es la cuestión medular de que pasen todas estas cosas que pasan en Esquel: la gente se siente con poco salario y poco acompañada”.

“Este es un trabajo que desgasta porque tenemos licencias como si fuéramos empleados de comercio. No tenemos un régimen diferenciado que  podría estar asociado a Justicia o Salud porque nosotros trabajamos todos los días con situaciones gravísimas. Las situaciones que se atienden en el Servicio y en estos lugares (instituciones de niñez) requieren tener una mente y alma en calma y si eso no es pagado con dinero no sirve. La gente tiene que venir contenta a trabajar y contar e con herramientas de trabajo. No solo debemos tener buenos sueldos, sino buenas condiciones de trabajo”.

Explicó que “tenemos muebles viejos, las oficinas son un desastre, todos estamos contracturados porque no tenemos una silla como la gente para sentarse y esto es precariedad laboral. Deseo que esto mejore porque muchos – pudiendo habernos ido a otro lado – nos quedamos por elección. No es justo que a los compañeros no les alcance para comer, no es justo que la gente no quiera venir a trabajar a las instituciones de niñez por todo lo que sucede y de esto es responsable el Ministerio de la Familia”.

Para finalizar comentó, como ejemplo de precariedad laboral, que “hace 10 años fui reconocida en una categoría 2B profesional y nunca me reconocieron la Dedicación Exclusiva que me corresponde por Ley y el Título. Tengo un expediente que desde 2015 sigue dando vueltas a la espera de las últimas firmas. Voy a cobrar eso por primera vez el día que me jubile. Me lo van a reconocer, pero no formará parte de mi jubilación y eso es una verdadera injusticia”.                 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí