Entrevista de la semana: Tejiendo futuro

0

Incertidumbre, miedo y frustración, una mezcla de sensaciones causó el cierre de Texcom para sus empleadas. Lejos de bajar los brazos decidieron avanzar en un proyecto cooperativo y ser dueñas de su propio destino. Confeccionistas Unidos Esquel (CUE) arrancó con un rollo de tela, una vieja máquina y un desfile de presentación. Hoy, 14 años después, diseñan indumentaria de calidad para colegios, clubes, instituciones y vecinos de distintos puntos de la provincia.      

La Portada dialogó con integrantes de la Cooperativa CUE. Hablaron de los comienzos y de cómo fueron progresando. Destacaron, además, el acompañamiento permanente de la comunidad. Un ejemplo de tenacidad, lucha y dedicación. Una muestra más de que en épocas de crisis la unidad de los trabajadores es la salida. En la actualidad son 8 socias, estando el Consejo de Administración conformado por la presidente Gloria Diocares, secretaria Mabel Mera y tesorera Silvia Suárez.

-¿Cómo nace la Cooperativa de Trabajo?

Gloria Diocares: Trabajamos aquí hace 14 años, desde el 2003. Cuando recién comenzamos éramos 15. Se fue yendo gente y quedamos 8. Estuvimos mucho tiempo en la planta de Texcom. Cuando cierra la empresa lo primero que hicimos fue juntarnos por reclamos laborales. Hasta llegamos a hacer un cacerolazo. En aquel momento no teníamos mucha ayuda y por eso nos empezamos a reunir para ver qué podíamos hacer. Las 15 personas que arrancamos aportamos unos 200 pesos cada una para comprar un primer rollo de tela.

-La organización interna suele ser un desafío grande. ¿Cómo afrontaron ese proceso en los inicios?

El tema de la organización costó muchísimo. Recuerdo que elegimos un Consejo de Administración y para dar este paso tuvimos el apoyo incondicional de Osvaldo González Salinas y María Martínez. Ellos estuvieron en todo. Así empezamos a trabajar. Lo cierto es que al principio costó mucho por el tema de los trámites y la conformación legal de la Cooperativa. Para tener la matrícula se tuvieron que hacer muchos papeles pero llegó en pocos meses.

-El deseo de trabajar imaginamos era grande. ¿Contaban con los recursos para llevar a la práctica todas las ideas en mente?  

Comenzamos con un rollo de tela. Una de las primeras actividades que realizamos fue un desfile de ropa en el Centro de Atención Familiar (CAF), de la Avenida Alvear. Fue una presentación en sociedad. Ahí nos empezó a conocer la gente. Estuvimos meses trabajando sin poder cobrar nada y se venían las fiestas de fin de año. Fue muy difícil al principio. Cuando estaba el dueño de Texcom nos prestó en comodato cuatro máquinas. Dijo que si funcionábamos nos daba el equipamiento. También cuando hubo un remate en Trelew conseguimos otras y a bue precio.

 

-¿Qué tipo de indumentaria realizan?

Acá hacemos ropa deportiva, camisetas de fútbol, egresados, ropa para los colegios, banderas. Lo deportivo se maneja mucho. Tenemos una clientela estable. Gracias a ellos hemos podido salir adelante. Hablamos de la gente de Esquel y también de otros puntos de la provincia. Hemos hecho cosas para Comodoro Rivadavia, Rawson, Epuyén, El Bolsón, Lago Puelo y parajes del interior, por ejemplo. Arrancamos bien temprano. Pero para el público abrimos a las 9,30 y cerramos a las 17.

Silvia Suárez: Quiero destacar el acompañamiento de los vecinos. También hemos tenido alguna ayuda de los gobiernos. Recibimos un subsidio en aquel entonces para comprar insumos necesarios. Con eso comenzamos a confeccionar algunas prendas, las primeras que vendimos. Después recibimos un subsidio de Nación que también era para comprar máquinas: la bordadora, la estampadora, la calesita textil. Con otro aporte compramos bordadora de dos cabezales, plancha sublimadora y la impresora a color. Siempre es bueno actualizarse para seguir mejorando la calidad de las prendas. La tela la compramos en Buenos Aires porque es más barato. Tenemos proveedores allá.

-¿Qué tipo de proyectos tienen a futuro?

Tenemos un terreno en la calle Pellegrini que lo conseguimos en el 2005 con un subsidio. Queremos tener nuestro local pero cuesta, la verdad. Con la recaudación que tenemos podemos comprar maquinas pero es complicado hacer una inversión grande para la construcción del edificio. A través de un programa provincial firmamos un convenio por el tema del edificio. Se levantaron las paredes. Falta lo que es techado y todo el interior. Sin apoyo del Estado es muy difícil que lo terminemos. Igual tenemos toda la fe.    

Ropa a distintas localidades

La Cooperativa de Trabajo CUE arrancó con socias muy entusiasmadas pero con pocos recursos. Una máquina, un rollo de tela y la experiencia de años en Texcom era el capital inicial. Hoy reciben pedidos no sólo de Esquel sino que también de otras localidades de la Provincia. Gloria Diocares, presidenta, comentó que han enviado productos a Comodoro Rivadavia, la Comarca y parajes pequeños del interior.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí