Cientos de familias en la ciudad carecen de gas natural y deben apelar a diferentes métodos para darle un poco de temperatura a los hogares. Algunos gastan miles de pesos por mes en la compra de tubos y en el uso de artefactos eléctricos. Otros, los sectores más vulnerables, recurren de forma exclusiva a la leña y al “Plan Calor” para atravesar el crudo invierno.

El Cañadón de Borquez, Don Bosco, Arco II y los dúplex inaugurados hace un tiempo, son los barrios más afectados de la localidad por la falta de un servicio esencial a través del cual se realiza la cocción de alimentos, el calentamiento del agua y la climatización de los ambientes, por citar algunos simples usos cotidianos.

La época invernal desnuda una deuda pendiente del Estado, que si bien no es nueva se acrecienta con el correr de los años. El argumento, ya conocido, de Camuzzi es que no pueden efectuarse las conexiones domiciliarias porque no hay fluido ni capacidad de distribución suficiente. La solución pasa por ejecutar obras de infraestructuras que permitan, por ejemplo, ampliar gasoductos.

El malestar aumenta por las nubes cuando las bajas temperaturas golpean duro. No olvidarse que en mayo del 2016 diversas fueron las manifestaciones en la ciudad y las movilizaciones por las calles céntricas pidiendo una solución definitiva. En ese entonces, el Ejecutivo Municipal salió a gestionar un subsidio y el Honorable Concejo Deliberante declaró la emergencia gasífera.

En el Cañadón

La Portada recorrió los sectores damnificados y conversó con algunos de los protagonistas. Oscar Prafil, presidente barrial del Cañadón de Borquez, explicó que “tenemos poco más de 100 hogares sin gas” y dejó en claro que “la situación es difícil”, más aún cuando llega el invierno y el frío penetra sin mayores dificultades las casas de estructura precaria.

Señaló asimismo que la leña es un elemento imprescindible, vital. Constituye un salvavidas para muchos. “Se atrasó demasiado el reparto”, lamentó el experimentado dirigente. Por otro lado, cabe recordar que está vigente el denominado “Plan Calor”, programa que busca asistir con madera a las familias más vulnerables del vasto territorio provincial.

“Los vecinos –comentó Prafil- utilizan la leña para la calefacción y la verdad es que está cara. Es cierto también que el vendedor no puede reducir los precios. El que no tiene la posibilidad de comprar está complicado. Uno se la rebusca”. Como dato preocupante, añadió que existen personas metidas en un dilema doloroso: “comprar la leña o la comida”.

Un segundo alquiler

Mucho esperaron el techo propio. Fueron años de gestiones, desgaste y trámites ante el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV).  Finalmente, en el 2014 recibieron el juego de llaves pero con un pequeño detalle. No tenían la conexión de gas natural. Se trata del “Arco II”, donde hoy viven más de sesenta familias.    

Los vecinos creyeron que en poco tiempo tendrían la instalación y el suministro, como corresponde. Casi tres años después, el gasto en cilindros y en artefactos eléctricos representa -en algunos casos- el pago de un segundo alquiler. Llevaron el reclamo ante autoridades de la órbita municipal, provincial, nacional y a la empresa Camuzzi.

Silvia contó que sólo la factura de la Cooperativa “16 de Octubre” le consume casi 5 mil pesos. “Tengo que tener una temperatura estable a lo largo del día. Estamos casi las 24 horas en la casa porque somos dos personas grandes. Es una situación particular”, reveló. Dijo también que debe apelar al ingenio para cuidar el tubo de gas por si ocurre alguna emergencia.

A su vez, precisó que utiliza dos cilindros por mes y cada uno “cuesta 1200 pesos” (pueden estar más caros), recordando que cuando recibió la vivienda valían la mitad. Bendita inflación, piensa en voz baja. “Uno tiene que contar con esa plata y que no te agarre una semana de frío porque aumenta el consumo”, agregó y reconoció con un poco de frustración que se cansó de asistir a reuniones para analizar la problemática.

La vecina del barrio “Arco II” destacó que el fogón y la leña son sus principales aliados al momento de ahorrar. “Así calentamos algunos ambientes. Tengo 61 años y esto a mi edad no es sencillo. Lo asocio con un trabajo diario. Cuando recibimos la casa aceptamos las condiciones pero nos mintieron en decir que no iba a tardar en llegar el servicio”, completó.

RECUADRO

“El Gasoducto está a tope”

El intendente Sergio Ongarato le explicó a diario La Portada que hoy el Gasoducto Cordillerano está “a tope” y “no soporta más gas”. Recordó que junto al gobernador Mario Das Neves inició gestiones ante Nación y que en el transcurso del corriente año se llevaron adelante licitaciones para la ejecución de obras.

Aseveró que la falta de gas es “un tema complejo” y atacó a las administraciones públicas anteriores por no realizar las inversiones necesarias en materia de infraestructura. “Argentina perdió el autoabastecimiento en el 2008”, cuestionó. Contó, además, que Camuzzi no hace más conexiones domiciliarias por una “cuestión de seguridad”.

“En marzo se licitó -precisó-  la compra de caños para el Gasoducto. Después se licitaron los equipos de bombeo y está próximo a licitarse la instalación del Gasoducto. Hacerlo en tres partes es una forma de abaratar el costo de la obra y permitir que una mayor cantidad de empresas puedan cotizar. Esperemos que para el invierno próximo esto pueda estar solucionado”.

RECUADRO

Carta del lector:

“Esperando que el invierno no sea tan crudo como los de antes…”

“Esquel + temperatura”, dos palabras que en el buscador de Google nos permiten conocer las características climáticas de esta hermosa ciudad ubicada al pie de la cordillera Chubutense…“Estepa patagónica y bosque andino se combinan a la perfección alrededor de la ciudad… rodeada por cordones montañosos… destacándose el Cerro Calfu Mahuida y La Hoya, donde se encuentra el centro de esquí…”.

Todos, los NIC (nacidos y criados) y los VIQ (venidos y quedados) sabemos que, aunque “frío eran los de antes”, el invierno Patagónico no es moco de pavo. Con temperaturas medias que rondan los 2ºC y mínimas que superan los -10ºC, la Patagonia nos indica que el invierno podrá ser para cualquiera, sí, pero no bajo cualquier condición.

En los barrios de Esquel que aún no cuentan con gas natural de red, la leña constituye hoy día la forma más económica de calefacción para muchas familias. El barrio Arco II es uno de ellos, con el agravante de estar estratégicamente ubicado de modo que nieve, hielo y escarcha pueden permanecer días y días estoicos, sin perturbarse, gracias a que los rayos de sol no logran tocarlos.

Ni el barrio ni los bolsillos soportan la calefacción eléctrica. La nueva moneda de cambio para adquirir el gas en tubo parece ser “un ojo de la cara”. Entonces, ¿Cómo se subsiste a la temporada invernal con un estado que brilla por su ausencia, con promesas postergadas y subsidios rotatorios?

Muchos vecinos han realizado un posgrado en el arte de combinar, con la pericia de un experto en economía familiar: tubos y leña, leña y artefactos eléctricos, artefactos y tubos, gorro, bufanda y guantes, medias de lana, calzas térmicas, sin olvidarnos por supuesto de la tan preciada bolsita de agua caliente. Cuidando que el peso alcance hasta fin de mes y esperando que éste no sea tan crudo como los de antes…

Cecilia Alejandra Caruso

DNI: 30.687.089

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here