Melin: “Al barrio Chanico Navarro lo han castigado bastante”

0

Elida Melin fue una de las vecinalistas que participó de la reunión con el intendente Matías Taccetta. Su principal preocupación es la falta de alimentos en el comedor. También reclamó por el estado de las calles, una plaza, el playón deportivo y el puente de la calle Tello. Piensa dar un paso al costado al vencer su mandato.

Días atrás el mandatario municipal realizó una reunión con los diferentes referentes de Juntas Vecinales de la ciudad con el fin de escuchar sus problemáticas y las principales necesidades de los vecinos.

La presidenta de la Junta Vecinal del Chanico Navarro, Elida Melin, contó en diálogo con La Portada algunos detalles de este encuentro y sus expectativas sobre los temas que se conversaron. “El intendente sabe la realidad y las problemáticas del barrio. No nos olvidemos que él estuvo en campaña y conoce todo lo que estaba pasando. Al Chanico venía siempre y sabía la problemática del comedor. También sabe que estamos reclamando la placita y el playón desde el 2017”, señaló.

La vecinalista también aprovechó la reunión para manifestarle el mal estado en que se encuentran las calles del barrio. “Son imposibles de transitar”, aseguró. Otro de los temas que aqueja a los vecinos es el puente de la calle Gobernador Tello. “Habíamos tenido una reunión con Rocío Ferre -subsecretaria de Coordinación de Gabinete- y quedamos en que se iba a hacer un puente peatonal porque es un peligro latente, pero después me enteré que se reunieron con la Junta Vecinal de Los Sauces y cambiaron los planes”, expresó con fastidio.

Melin sostuvo que juntará firmas de los vecinos que se oponen a que la calle Tello sea doble mano y que están a favor de que el puente sea peatonal. “A las 18 horas es imposible andar, es un peligro latente, y yo soy la que recibo todos los reclamos”, dijo.

Crece la demanda de alimentos

La situación del comedor es lo que más le preocupa. Con la llegada del invierno, la demanda ha crecido y ha notado una merma en la partida de alimentos que le destina el municipio. “Le manifesté al intendente que me redujeron la mercadería porque me entregaron una bolsa de zanahorias y otra de papas que no me alcanzaron para todos los días, así que hubo días que no abrí”, declaró.

En este sentido, confió que no estoy llegando con los alimentos que me acerca el municipio porque nos están dando una miseria”.

El trabajo es a pulmón, muchas veces pone dinero de su bolsillo para comprar los insumos que hacen falta y también sostiene el comedor con donaciones de la comunidad.

Me retiré antes de la reunión porque tenía que abrir el comedor y hoy es mi prioridad”, remarcó. A su vez, sostuvo que las realidades son totalmente distintas porque hay vecinalistas que quieren embellecer el barrio y otros que estamos peleando para que los vecinos lleven un plato de comida a su casa”.

Señaló que no recibió ningún tipo de compromiso por parte del intendente. “Me pareció que nos juntamos en vano”, opinó y agregó que “el barrio está muy bonito, pero de palabra, porque ningún vecino puede pagar 4 millones para adoquinar”.

Falta de respeto

Melin mencionó que desde el 2017 se encuentra reclamando por una plaza y un playón deportivo para el barrio. “Taccetta, cuando era funcionario de Ongarato, nos dijo que iba a hacer una placita, pero no cumplió”, recordó.  

Por este motivo, expresó que se sintió decepcionada con el intendente cuando en la reunión le prometió a otra vecinalista que el playón de su barrio sería el primero en concretarse. “Me pareció una falta de respeto y me cayó muy mal porque siempre peleé por el playón. No se la puede agarrar conmigo porque no soy de su partido; los vecinos no tienen la culpa”, enfatizó.

Un paso al costado

Melin se mostró cansada por la indiferencia y la falta de respuestas del municipio. “Fui a la reunión sin ninguna expectativa porque en este tiempo he presentado muchísimas notas y no he recibido respuestas”, planteó.

Como muestra de ello, contó que desde febrero se encuentra reclamando por una grifería que terminó reemplazando por una de su casa porque no podía cocinar. También comentó que un vecino compró una termocupla para la sede.

La vecinalista presentará una nota al intendente para solicitar una reunión con los comedores. “Voy a ver si se digna a recibirnos, queremos consultarle por qué nos redujo la mercadería y si conoce la situación que estamos pasando”, dijo.

Melin indicó que su mandato como vecinalista vence en agosto y que no tiene intenciones de continuar. A este barrio lo han castigado bastante y para que no sigan haciéndolo voy a dar un paso al costado en agosto para que otro se haga cargo”, explicó.

Con respecto al comedor, aseguró que continuará trabajando desde su casa. “Me da pena dejar a la gente sin un plato de comida, pero me preguntó qué va a hacer el municipio con el resto de las personas porque no voy a poder atender a todos”, dijo.

Por último, la presidenta del Chanico Navarro sostuvo que “he tenido más dolores de cabeza que respuestas del municipio y hay que estar acá, poniendo la cara, así que es momento de que el municipio se haga cargo porque yo hasta acá llego; sólo estoy pidiendo que me ayuden a ayudar a la gente”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí