Historias de vida: El desafío de transformar el dolor más grande

Es el que llevan adelante las integrantes del grupo “Mamás fuertes” quienes se reúnen para acompañarse en el proceso duelo ante la pérdida de un hijo. “Nos reunimos para charlar y leer cosas que nos hagan bien al espíritu y al corazón. Si hay alguien que necesita descargar su angustia se hace en ese contexto porque todas entendemos de qué se trata”, manifestó Mónica Williams.

0

La pérdida de un hijo es, sin lugar a dudas, el dolor más grande y sólo puede ser comprendido por quienes debieron afrontar esta situación.

Mónica Williams perdió a su hija en un accidente automovilístico hace algunos años y ello la motivó a conformar un grupo de contención denominado “Mamás fuertes” el cual reúne a madres de Esquel y Trevelin en un proceso de acompañamiento mutuo.

En diálogo con La Portada, la vecina, ofreció detalles de la iniciativa que lleva adelante, pero que se construye en conjunto. “Volví hace un año a vivir a Esquel ya que me fui luego de perder a mi hija. En Buenos Aires trabajé como voluntaria en una Fundación de ayuda. Allí aprendí cómo acompañar en momentos dolorosos más allá de mi propio dolor. Al volver a la ciudad pensé que era necesario buscar que el dolor nos fortaleciera”, indicó.

Y agregó que el grupo “comenzó con dos madres, luego fueron cuatro. Ahora somos un grupo grande y nos juntamos cada quince días. Nos reunimos para charlar y leer cosas que nos hagan bien al espíritu y al corazón. Si hay alguien que necesita descargar su angustia se hace en ese contexto porque todas entendemos de qué se trata. También nos acompañamos para asistir al cementerio y en fechas especiales como aniversarios y cumpleaños”.

Williams sostuvo además que “estamos dando a conocernos porque es posible que haya otras madres que no conocen al grupo o tienen una idea equivocada sobre el mismo. La idea no es que asistan para sufrir o contar todas las situaciones. La intención es compartir la angustia y simplemente estar acompañadas porque tenemos el mismo dolor”. “Perder un hijo es tremendo”, aseguró. 

Orientación y contención

Precisó, asimismo, que “contamos con una terapeuta en duelo que nos orienta mucho y con una psicóloga que – desde Buenos Aires – muchas veces nos asiste para empezar a sentirnos mejor”.

Comentó que el acompañamiento cotidiano se sostiene desde un grupo de WhatsApp “estamos todo el día comunicadas para acompañarnos, animarnos y asistirnos. Yo me siento responsable del grupo, pero la ayuda que las otras madres me brindan es muy grande”.

Para finalizar – y al ser consultada sobre objetivos a largo plazo para el grupo de madres – señaló que “no hemos pensado en nada puntual. Esto es totalmente voluntario y una se siente más responsable. El interés que ha surgido por el grupo es algo para pensar, pero por el momento estamos tratando de que otras madres se unan. No es para tener un gran número, sino para ayudar y acompañar”.               

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí