Transformando un sueño: Radio Kalewche donará sus equipos a la Escuela 767

Las dificultades económicas y la falta de recurso humano determinaron que la Radio Comunitaria apagara su transmisor en febrero de 2020. Los equipos serán donados a un proyecto educativo. “Con la Radio Escolar el rol social se seguiría cumpliendo y eso es lo importante”, aseguró Fernanda Rojas.

0

Asumir que un proyecto llega a su fin no siempre es fácil, pero transitar ese camino puede ser más sencillo si el sueño se transforma. Este es el caso de la Radio Comunitaria Kalewche FM que desde febrero de 2020 no transmite y cuyos integrantes  decidieron donar los equipos a la Escuela 767 de Esquel la cual redacta actualmente un proyecto educativo de comunicación para presentar ante el Ministerio de Educación de Chubut.  

Fernanda Rojas, en diálogo con La Portada, confirmó la información y se refirió a los diversos motivos por los cuales la Radio dejó de funcionar meses atrás.

“La que fue la única Radio comunitaria de la ciudad cumplió diez años, pero es muy difícil sostener un proyecto de corte social. Fue difícil desde lo económico, pero también desde el recurso humano. La pandemia dio el golpe final”, manifestó.

“La Radio dejó de transmitir en febrero del 2020. Fue un poquito antes del inicio de la pandemia, pero estábamos tratando de proyectar un centro cultural, bar y Radio comunitaria”, indicó.

Admitió, en este contexto, que “fue muy difícil gestionar la Radio que comenzó a funcionar en 2010. La idea es que todo ese esfuerzo no se pierda y – especialmente – que todo aquello que se consiguió en equipamiento siga cumpliendo un rol social desde la comunicación popular y comunitaria”.

“Pensamos distintas alternativas: una fue que se conformara otro grupo humano en un espacio físico diferente porque ya no podíamos utilizar el anterior lo cual implicaba parar un alquiler. Esta alternativa no se concretó”, indicó. Y agregó que la segunda alternativa “era que otra organización de la sociedad civil se hiciera cargo de la Radio en su propio espacio, pero tampoco pudo ser. La tercera opción que tuvimos en cuenta era donar los equipos a una de las escuelas locales que tienen orientación en comunicación”.

Rojas, mencionó, que “nos pusimos en contacto con los directivos de la Escuela Nº 767. Actualmente están realizando el proyecto para presentar ante el Ministerio de Educación para lograr la autorización de instalación de la Radio comunitaria” la cual trascenderá los límites de la Escuela ya que los equipos permiten un mayor alcance.

“La idea es que los programas que realicen los alumnos de la Escuela se escuche con la misma llegada que tenía Radio Kalewche”, explicó.  

Sin pauta oficial

En relación a las dificultades económicas que redujeron las posibilidades de continuar con la Radio aseguró que la falta de apoyo del Estado – a través de otorgamiento de Pauta Oficial – fue un factor determinante “este fue uno de los factores mas importantes”. “La Radio contó durante un tiempo con Pauta Oficial municipal que era la más bajita que otorgaba. Desde el inicio de la gestión de Ongarato (Sergio) se le retiró el apoyo y no se pudo recuperar. Pauta provincial jamás se logró obtener a pesar de los trámites que se realizaron. Con la Pauta Oficial de Télam pasó lo mismo. Hicimos todas las gestiones, pero nunca llegó”, informó.

Fue precisa al sostener que “el principal apoyo que tuvo la Radio en sus diez años fueron los oyentes que realizaban un aporte particular”.

Sobre el apoyo del sector privado de la cuidad indicó que “siempre tuvimos algunos auspicios del sector privado, pero alcanzaban los dedos de una mano para contarlos”.

La falta de recurso humano para llevar adelante el trabajo también determinó el cese de las transmisiones “a medida que la situación económica se fue complicando. El trabajo en la Radio era ad – honorem y cuando hace falta dedicarse a actividades que generen un ingreso económico lo que queda de lado es aquello vinculado con la vocación social”.                 

Barajar y dar de nuevo

Al ser consultada respecto de la implicancia de dar por finalizado el trabajo social de Radio Kalewche sostuvo que “siempre da pena cuando terminan estos proyectos que tantas alegrías y orgullo nos dieron, pero también hay que ser realistas. Hay proyectos que se pueden sostener y proyectos que no”.

Remarcó, no obstante, que “diez años de Radio comunitaria tampoco es poca cosa. Se hizo un gran esfuerzo y creo que se cumplió con un objetivo social importante mientras la Radio estuvo en funcionamiento”.

“Hay que ser realistas y transformar los proyectos. No vale la pena obstinarse en sostener algo que se hace insostenible. Lo importante es que toda la energía se transforme en un nuevo proyecto de similares características. Con la Radio escolar el rol social se seguiría cumpliendo y eso es lo importante”, destacó para finalizar.        

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí