Por el periodista Fabián Galdi.

Este ya pasado 7 de septiembre obró como una continuación de un partido de fútbol que apenas duró cerca de 5 minutos, el domingo. Ayer, en las calles de diferentes puntos neurálgicos del territorio brasileño, la conmemoración del Día de la Independencia estuvo matizada por fuerzas en pugna que dividieron su rechazo o su apoyo a la gestión del presidente Jair Bolsonaro.

El primer mandatario, anticipándose al clima efervescente en su contra por vastos sectores del pueblo, fomentó y encabezó manifestaciones de sus partidarios en contra de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, a quienes acusa de haber tomado decisiones de tipo inconstitucional contra su propio Gobierno.

Lo venía anticipando el líder popular Lula da Silva, quien cuestiona al titular del Ejecutivo de fomentar divisiones entre la población y de exacerbar el odio. No son pocas las miradas que remiten a comparar qué sucedió en enero de este año, cuando partidarios de Donald Trump invadieron el capitolio de Estados Unidos.

Mientras en el país vecino se agudizan las tensiones, la lectura con respecto a qué sucedió en el estadio del Arena Corinthians, de San Pablo, fueron variando conforme al análisis de los especialistas en la materia. El día después, inclusive, las portadas de los medios de comunicación afines al bolsonarismo titularon que las autoridades brasileñas habían actuado conforme a las leyes nacionales en contra de lo que caracterizaron como falsedad en las declaraciones juradas del ingreso de futbolistas argentinos al territorio brasileño – invirtieron la carga de la prueba, en una palabra -.

Quienes supusieron de entrada que este escándalo en la cancha tenía que ver con una estrategia de Bolsonaro -depositada en los 199 años de la Fiesta Nacional- no estuvieron faltos de razón. Desde el domingo en la noche en adelante, el ultra nacionalismo reforzó su identidad exacerbando el chauvinismo.

Los antecedentes en la utilización política del deporte como vector de control e influencia social tampoco son novedosos. Para muestra, por ejemplo, vale remitirse al Mundial de Fútbol 1934 (régimen fascista), los juegos olímpicos de Berlín 1936 (régimen nazi) y Mundial de Fútbol 1978 (dictadura cívico-militar argentina).

El propio hijo de Bolsonaro agitó las aguas con declaraciones en las cuales se refirió despectivamente al modo de proceder argentino – hasta utilizó el término “malandro”, cuya connotación en la jerga brasileña es similar  a “malintencionado” o “ladrón”.

Si recapitulamos, la Selección obró como debía hacerlo: retirarse del campo de juego rumbo a los vestuarios y esperar dentro del estadio hasta que estuviera garantizada la seguridad para el traslado hacia el aeropuerto de Guarulhos. Los cuatro futbolistas que fueron acusados por Anvisa – agencia de seguridad sanitaria local – habían ingresado tres días antes a Brasil y sin problemas. La resolución del caso, desde el punto de vista deportivo, le corresponde a la FIFA debido a que el partido corresponde a las eliminatorias sudamericanas rumbo al Mundial de Qatar 2022. 

La delegación albiceleste viajó gracias a que se lo había acordado previamente entre la AFA y su par brasileña, la CBF. La definición acerca de los puntos en juego le corresponde al departamento de Legales de FIFA, que luego decidirá al respecto. Los medios europeos hicieron fuerza por no publicar comentarios del tipo “estas cosas pasan entre sudacas”, aunque lo sigan pensando. Y nosotros nos quedamos con el deseo interrumpido por ver un partidazo con Messi y Neymar, además de la revancha entre dos selecciones gigantes del mundo por la reciente Copa América. Mientras, resuena la melodía de ese himno imperecedero creado en 1959 por Antônio Carlos Jobim y Agostinho dos Santos: “Tristeza não tem fim”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here