Relatos de emprendedores: Una ayuda familiar que se convirtió en fuente de trabajo

Esta es la historia de Débora Urrea quien comenzó a vender budines para reunir dinero a fin de solventar el tratamiento de salud de su pequeña sobrina. Hoy, el emprendimiento de productos de pastelería Dulce Amancay, cuenta con un flujo de ventas importante y proyecta la apertura de su propio local comercial en el barrio Badén I.

0

Cuando la vida nos pone a prueba suelen surgir situaciones inesperadas que es necesario afrontar con decisión para ayudar a quienes amamos. Este es el caso de Débora Urrea quien ante la noticia de la enfermedad de su sobrina por nacer y los altos costos que su atención requeriría no dudó en poner a disposición sus saberes para originar una forma de recaudar fondos.

Así, hace casi ya dos años, nació el emprendimiento Dulce Amancay que se convirtió en su fuente de trabajo el cual contó con el apoyo de Cáritas a través del otorgamiento de un microcrédito que le permitió fortalecer su proyecto que se publicita desde las Redes Sociales. Dulce Amancay, como marca, lleva el nombre de su pequeña sobrina.      

En diálogo con La Portada, Débora, relató su experiencia y las proyecciones futuras que incluyen la pronta inauguración del local que construye en el barrio Badén I.

“Dulce Amancay nació porque debíamos juntar dinero para mi sobrina que nació con gastroquisis. Le fue diagnosticada antes de nacer por lo que ya sabíamos que teníamos que afrontar ciertos gastos. Cuando estaba en el Materno de Trelew todo el tiempo se necesitaba dinero. Fue así que decidimos comenzar a vender budines con la novia de mi otro hermano”, manifestó.

“Cuando volvieron a Esquel ya no necesitábamos más el dinero, pero seguimos vendiendo porque la gente lo consultada. Vi, entonces, la posibilidad de generar dinero con la venta de budines”, indicó. Y agregó que “con las recetas de mi abuela comencé a vender tartas y budines”.

La joven comentó, además, que recibió el microcrédito de Cáritas Prelatura Esquel “conocí a Sonia (Correa) y a todo el equipo de Cáritas. Hicimos un curso básico sobre marketing y cálculo de costos”.   

Local propio

En relación a la comercialización de los diversos productos de pastelería señaló que “los promocionamos desde las Redes Sociales con envíos a domicilio. Ya tengo casi listo el local que construí en casa. Sólo me falta la habilitación comercial. Creo que en el mes de Octubre podríamos tener el local abierto”. Remarcó que “cocino generalmente sola, pero en ocasiones me ayuda mi madre. Para el reparto suelo tener la ayuda de mi marido”.

Débora aseguró que uno de sus objetivos futuros “es tener una panadería en el barrio porque a los vecinos ir a una les queda lejos. Me gustaría, también, ofrecer mis productos a los comercios como así también sumarme a la feria de los domingos en Trevelin”. “Me gustaría, cuando todo el local esté funcionando, poder sumar a mi mamá quienes es empleada doméstica. Quisiera que trabaje conmigo”, expresó.

Respecto del crecimiento de su emprendimiento sostuvo que “pasé de vender dos tartas por día a vender diez. La gente viene a casa a buscar sus productos pese a que deben cruzar toda la ciudad. El Día del Padre vendimos treinta y ocho tortas. Muchas veces no puedo creer cómo creció el emprendimiento y ver cómo el local se levantó solo con el trabajo de estar amasando y vendiendo”.

Apoyo valorado   

Reflexionó, en este contexto de declaraciones, que “al emprendedor no todos lo apoyan al principio porque no creen que lo que hace pueda funcionar” por lo que valoró el otorgamiento del microcrédito de Cáritas.

“El microcrédito que recibí de Cáritas lo utilice para la compra de insumos y elementos que no tenia ya que trabajaba con cosas prestadas. Este microcrédito me dio la posibilidad de independizarme. La devolución del dinero lo pactamos en doce meses con un período de gracia para iniciar los pagos. Eso le permite a uno acodarse y juntar el dinero. El microcrédito está muy bueno”.

Para finalizar animó a otros vecinos a iniciar el camino del emprendedorismo “hay cosas que le pueden sumar a la cuidad. No hay que tener miedo de emprender. No es fácil al principio, pero hay que animarse. Yo nunca imaginé que podía tener la ayuda de Cáritas o que mi emprendimiento hoy casi se mantiene solo”.                              

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí