Trabajadores de la danza visibilizan su precariedad laboral

0

Con motivo de conmemorarse hoy el Día Internacional de la Danza, los trabajadores de Esquel y Trevelin visibilizaron una vez más las condiciones de informalidad en que se encuentran. Reclaman que se apruebe la Ley Nacional de Danza, que viene siendo postergada durante años, para que se regule la actividad.

Karem Boudargham, Agustina Mateos, Clara Dixon y Emanuel Medina visitaron la redacción de La Portada para dar a conocer la difícil situación que atraviesan los trabajadores de la danza en todo el país y en particular en la provincia.

La danza fue muy golpeada por la pandemia. No sólo por la parálisis de espectáculos, giras y festivales, sino también, y sobre todo, por el cierre de estudios, academias y escuelas, principal actividad económica de bailarines y profesores.

Queremos visibilizar lo que nos pasa como trabajadores de la danza y para esto se han organizado actividades a nivel nacional a las que nosotros también nos hemos sumado para mostrar nuestro trabajo y nuestra situación”, expresó Karem Boudargham, quien contó que durante la pandemia muchos profesores tuvieron cerradas sus escuelas de danzas y no recibieron ningún tipo de ayuda económica del Estado.

Agustina fue un claro ejemplo de ello y trató de sostenerse con las clases virtuales, con el dinero que había cobrado por las matriculas de sus alumnos y con ahorros personales. “El docente de danza tiene que tener otros recursos sino no se puede sobrevivir”, destacó y agregó que son muy pocas las personas que acceden al sistema educativo formal, el cual te otorga una mayor estabilidad laboral, aportes, obra social y jubilación.

A diferencia de otras artes, la danza no cuenta con una ley de fomento. La mayoría de los artistas, gestores, docentes, propietarios de salas y espacios independientes son trabajadores en condiciones de informalidad y precarización laboral.

Se registran como monotributistas, algunos como servicio de entretenimiento y otros como servicio de enseñanza artística en educación no formal. Pero no son ni uno, ni otro. “Nosotros estudiamos historia, pedagogía, planificación de clases, tomamos exámenes y nos formamos en la educación formal. Sin embargo a la hora de trabajar no hay un encuadre jurídico que nos avale”, sostuvo Clara Dixon, profesora de danzas clásicas.

La danza no cuenta con un marco regulatorio y se encuentran en un estado de desamparo total. La pandemia y la crisis visibilizaron aún más la situación de emergencia que atraviesa el sector. El Movimiento Federal de la Danza, un colectivo que nuclea a trabajadores de todo el país, aboga por la sanción de una Ley Nacional que proteja al sector.

“Hace muchos años se está luchando por una Ley Nacional de Danzas y queremos que se apruebe porque necesitamos contar con un respaldo”, resaltaron.

Asimismo aseguraron que la pandemia y la crisis provincial agudizaron aún más la situación de vulnerabilidad y desamparo que atraviesa el sector. “Quedamos en el aire al no tener un sustento ni ayuda ya que no estamos categorizados en ningún lado”, plantearon.

No somos entretenimiento, brindamos una formación integral que comprende la salud, la educación y la cultura; necesitamos que se nos ponga en valor”, enfatizaron.

A su vez Emanuel Medina afirmó que “el arte nos salva, uno ve los cambios en las personas y su evolución. Ver ese proceso es genial, porque aprenden a medirse con uno mismo y se trabaja mucho la autoestima”.

Con la idea de cambiar esta situación y aunar esfuerzos para lograrlo, decidieron conformar la Unión de Trabajadores de la Danza de Esquel y Trevelin. “Queremos que nos escuchen, hoy no hay una lista de trabajadores de la danza en la ciudad y nos parece sumamente importante que se haga. La estamos generando entre nosotros así que convocamos a todos los trabajadores de la danza a que se pongan en contacto con nosotros”, finalizaron.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí