El mundo desarrollado es una maravilla tecnológica que nuestros abuelos apenas podrían haber imaginado. Aire acondicionado, películas por streaming, teléfonos inteligentes, viajes globales, drones, comercio electrónico, la lista es prácticamente interminable. La tecnología y el ingenio humanos han creado un mundo de comodidad, curiosidad y creatividad. Pero a medida que creamos ese mundo y multiplicamos nuestra población a casi ocho mil millones de humanos, no pudimos explicar el impacto de nuestra tecnología y estilo de vida en los sistemas físicos y biológicos interconectados que sustentan el planeta y, a su vez, sustentan la vida humana.

El cambio climático se está produciendo porque no prestamos atención al impacto de la quema de combustibles fósiles en los sistemas terrestres de nuestro planeta. No pensamos en el daño que podríamos hacerle a la asombrosa disposición de los químicos en nuestra atmósfera que permite a nuestro planeta mantener las temperaturas que sustentan la biología que llamamos vida. El COVID-19 se ha extendido por todo el mundo porque los humanos invadimos sin saberlo los entornos naturales y a las especies que nos permitieron estar expuestos a un virus al que no éramos inmunes. No solo eso, sino que la tecnología de los viajes globales permitió que este virus se extendiera por todo el mundo en un tiempo récord. Lo que los ecologistas llaman “especies invasoras” son claramente una amenaza tan grande para los humanos como el cambio climático.

Tanto el cambio climático como el COVID son casos en los que se utilizó nuestra tecnología sin considerar su impacto. Son diferentes tipos de problemas, pero están relacionados porque ambos fueron causados por humanos que persiguen el desarrollo económico sin tener en cuenta el impacto de nuestros comportamientos en el ambiente y el impacto del ambiente en nosotros. Este no es un argumento contra la tecnología, es un argumento a favor del principio de precaución en el uso de nuevas tecnologías. Necesitamos pensar en el impacto ambiental de nuestras nuevas tecnologías antes de usar esas tecnologías. Cuando vemos o proyectamos el impacto negativo potencial de esas tecnologías, debemos comenzar a desarrollar nuevas tecnologías para mitigar ese impacto.

Tanto para el cambio climático como para el COVID, estamos haciendo precisamente eso. Se están desarrollando tecnologías de energías renovables y prácticas agrícolas de alta tecnología para reducir la creación de gases de efecto invernadero. Se están desarrollando vacunas y tratamientos para reducir el impacto de COVID-19. El problema es que parece que solo nos movilizamos cuando necesitamos remediar una crisis. En cambio, debemos aprender a prevenir las crisis antes de que sucedan.

Un obstáculo para prevenir las crisis de sostenibilidad es el papel de la ciencia en nuestro sistema político y económico y el papel del gobierno y las empresas en la financiación de la ciencia y la tecnología. La causa fundamental del problema es que nuestra respuesta a la creciente complejidad del mundo moderno es una mayor especialización de la experiencia. Los profesionales modernos tienen bandas de experiencia muy estrechas. Las artes liberales están pasadas de moda y saber lo que no sabías se considera un lujo, ya que los estudiantes quieren aprender cosas que se puedan monetizar fácilmente. Los abogados y los magos de las finanzas que dirigen el gobierno y la economía son en gran parte analfabetos científicos. Los científicos que entienden el clima y el COVID tienen poca comprensión de la política, las políticas públicas, los sistemas económicos y la gestión organizacional.

Hemos visto el choque de los mundos de la ciencia y la política en tiempo real durante estos bloqueos de COVID-19. Hemos experimentado un año de encierro, enfermedad y muerte debido al fracaso de nuestro proceso político para mejorar y gobernar adecuadamente nuestro inadecuado sistema de salud pública. Los mundos de la salud pública y la política deben sincronizarse de alguna manera.

Tanto en COVID como en el cambio climático, hemos visto hechos científicos convertidos en focos de tensión partidistas e incluso culturales. Influenciados por la ideología y la ignorancia, escuchará a algunas personas decir “no creo en el COVID o no creo en el cambio climático”. Como si estos hechos fueran valores que uno puede favorecer u oponerse. El cambio climático y las enfermedades son hechos científicos, no perspectivas religiosas o políticas en las que creer, apoyar u oponerse. Claramente, algo falta en el diálogo. Los líderes políticos y los expertos científicos deben estar mejor conectados de lo que están hoy, o veremos un flujo constante de crisis de sostenibilidad en las próximas décadas.

Para mantener la estabilidad económica y política, debemos prestar mucha más atención al impacto ambiental de la vida económica. Para ello debemos encontrar la forma de incrementar el contenido científico y tecnológico de la gestión pública y privada. Los formuladores de políticas deben enfocarse en las “dimensiones físicas” de la sustentabilidad ambiental y reducir el daño ambiental causado por las organizaciones que dirigen. El desarrollo de una economía circular donde no se descartan recursos y todos se utilizan y reutilizan no es un sueño ideológico, sino una necesidad práctica en nuestro planeta abarrotado.

¿Cómo pasamos de la situación actual de negación e ignorancia de la ciencia a una comprensión más sofisticada del impacto de las tecnologías humanas en el planeta? Necesitamos profesionales de la sustentabilidad que no sean expertos médicos, climáticos, políticos o económicos, pero que comprendan lo suficiente de cada uno de ellos como para servir de traductores entre los científicos y los tomadores de decisiones. Necesitamos profesionales que ayuden a los políticos a comprender la ciencia y la tecnología y ayuden a los científicos e ingenieros a comprender las organizaciones, la realidad política y económica.

El COVID-19 y el cambio climático no serán las últimas crisis de sostenibilidad ambiental que enfrentaremos. Hemos institucionalizado el desprecio por el impacto de nuestras tecnologías en los sistemas físicos y biológicos del planeta. El COVID y el cambio climático son las crisis actuales de sostenibilidad ambiental. ¿Quién sabe qué vendrá después? A medida que el 2021 comienza a parecerse demasiado al 2020, ¿qué nos hará falta para aprender de estos errores masivos en el juicio colectivo? ¿Cuándo aprenderemos a ser menos arrogantes y más humildes ante la fuerza de la naturaleza?

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí