A pocas horas de los festejos de Noche Buena y Navidad muchos piensan en reunirse con familiares y amigos. Es que este año fue muy especial y la emergencia sanitaria obligó al distanciamiento.

La idea de volver a ver a nuestros seres queridos en estas fechas siempre genera una importante expectativa. No obstante – en esta ocasión – la misma debiera estar signada también por la prudencia.

Las autoridades sanitarias y el personal de salud advierten, desde hace ya algunas semanas, sobre la posibilidad de un incremento de los casos de Coronavirus dos semanas después de las Fiestas. A finales de la semana pasada Esquel y Trevelin, además, fueron declaradas ciudades con circulación comunitaria del virus con lo cual el temor se intensifica.

Las autoridades municipales, por su parte, también remarcan la necesidad de extremar las ya conocidas medidas sanitarias de prevención en el marco de los festejos y las reuniones familiares que sin duda tendrán lugar este jueves y viernes. Ante esta circunstancia consideran que sólo la responsabilidad individual podrá marcar una diferencia.

Esa misma responsabilidad también recae en cada familia y especialmente en los padres de los adolescentes que no dejarán de reunirse y a quienes tanto les cuesta mantener distancia social y cumplir con el uso del barbijo a lo que se suma la posibilidad que convoquen a fiestas que puedan concentrar una importante cantidad de personas. El diálogo, para una acabada comprensión de los riesgos que todo esto implica, será fundamental para prevenir que el número de casos sea aún mayor de lo esperado.

Reunirse para compartir fechas especiales siempre fue importante, pero este año la mejor manera de demostrar afecto es cuidar a quienes amamos. De cada uno de nosotros dependerá ese cuidado y la forma en que se cumpla con las medidas sanitarias de  prevención. La salud de toda una comunidad es tan importante como los afectos personales.  

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí