Desde el pasado martes, y luego de nueve meses de inactividad, la posibilidad de contar con visitantes en la ciudad de Esquel es una realidad. Y si bien es un primer paso en el marco de un largo camino que resta transitar la expectativa es más que importante teniendo en cuenta que el sector fue el único que no tuvo una apertura parcial en estos meses.

Desde marzo a la fecha los integrantes del sector acataron la disposición de cerrar establecimientos y paralizar la actividad en beneficio de intentar contener la expansión de la pandemia.

En este contexto se podría decir que ante la falta de actividad económica la ayuda del Estado Nacional y local estuvo presente, no obstante las dificultades no fueron menores y el esfuerzo por sostener las fuentes de trabajo fue inmenso.         

La necesidad de volver a la actividad se hizo sentir entre los prestadores en los últimos meses especialmente porque las complejidades económicas se hicieron sentir habida cuenta de la reducción de la ayuda estatal.   

Las diferencias entre las autoridades de Salud y Turismo a nivel provincial tuvieron su propio capítulo desnudando una falta de diálogo que – por decir lo menos- genera preocupación presente y futura.

A partir de aquí, y más allá de la documentación o requisito que cada visitante deba completar y cumplir, surge como un punto central la responsabilidad individual al momento de permanecer en la zona.

Las medidas de bioseguridad ampliamente conocidas y difundidas deben ser tenidas presente tanto por los visitantes como por quienes los reciban en sus establecimientos, locales comerciales, restaurantes, etc. especialmente ahora que se declaró la circulación comunitaria del virus en la ciudad y en Trevelin. De cada uno de nosotros depende que sostener en el tiempo esta tan ansiada apertura turística porque en su desarrollo existen fuentes de trabajo que es necesario preservar.     

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí