Gabriel Morilla, director del Centro de Formación Profesional Nº 655, en diálogo con La Portada informó que en el transcurso de estos meses signados por la emergencia sanitaria el trabajo se desarrolló de manera virtual.  

“Los cursos, para poder terminarse, necesitan de la instancia presencial con las prácticas y eso es algo que no se puede reemplazar. Pero avanzamos desde la virtualidad con el estudio de los conceptos teóricos de la mayoría de los cursos”, indicó.

“La idea es que el próximo año los alumnos se reincorporen para completar la cursada presencial vinculada con las prácticas. Estamos a la espera de la confirmación de la definición de cursos que dependen del Ministerio de Educación”, manifestó.

Morilla comentó que “se supone que tendremos los mismos cursos para dar la oportunidad a quienes comenzaron este año que puedan terminar en 2021”. “Para el próximo año ya se prevé una cursada semi presencial por lo que cuando la gente se inscriba debe tener presente que tendrá que contar con conexión a Internet para poder realizar el curso”, explicó.

Desafío

Al ser consultado respecto de cuál fue el mayor desafío del año señaló que “los cursos se dictaron históricamente de manera presencial y con un alto porcentaje de asistencia obligatoria. Pasar de eso y organizarse para el dictado de manera virtual fue una de las cuestiones más complicadas especialmente desde lo normativo. Superado eso había que buscar la mejor forma de adaptarse a esta nueva modalidad de trabajo”. Y agregó que “el equipo docente realizó diversas capacitaciones”.

Para finalizar recordó que para los alumnos la mayor complejidad “fue la falta de conectividad. En un relevamiento que hicimos tuvimos un alto porcentaje de estudiantes que no tenían la posibilidad de conexión”.  

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí