El Instituto Futaleufú, en un reciente documento, manifiesta que “por iniciativa del Gobernador Arcioni, en la Legislatura Provincial comenzó el movimiento del tablero para tratar la zonificación minera de la provincia. Un proyecto a medida de los intereses de las empresas multinacionales, que desde hace más de 20 años tienen a la Provincia toda como territorio a sacrificar para el desarrollo de sus negocios”. Y agrega que “a comienzos de este siglo gobernaba la provincia el radicalismo, desde ese espacio político se promovía la instrumentación de la explotación del cordón Esquel para la extracción de oro. Desde Esquel, un intendente surgido de las filas del justicialismo sumaba su voz al canto de sirena con el que la empresa minera seducía los oídos de funcionarios sensibles a las salidas mágicas”.

Indica, además, que “hoy es otro el gobierno provincial, expresión de otro espacio político. Entre sus expresiones sobresalientes encontramos a muchos que, con el correr del tiempo, pasaron del rechazo al apoyo minero. Comenzando por quien conduce el gobierno, que hizo campaña diciendo que no habría lugar para la minería en su gestión. De fondo a todo este juego de anuncios de un día con renuncios al siguiente, están las leyes nacionales de minería votadas en tiempos de Menem y ampliadas y ratificadas luego como marco jurídico de garantía de expoliación de nuestros bienes naturales. La patria al servicio de los intereses del neoliberalismo”.

El texto, sostiene, que “la megaminería contaminante como alternativa a las crisis periódicas que atraviesa nuestra Provincia se repite en cada uno de esos contextos. Una salida en la reiteración del modelo que la origina, el de una economía extractivista, primarizada en su producción y exportadora, atada al valor del dólar. No multiplica trabajo, tampoco genera buenos salarios fuera de lo que son los trabajadores del sector directamente vinculado a las fuentes de explotación primaria, y deja contaminación y tierra arrasada en el largo plazo”.

Una falsa ilusión

Se señala también que “la falsa ilusión de un futuro diferente, es parte de la construcción del engaño que transversalmente involucra a expresiones diferentes del arco de las opciones políticas. Generalmente anti mineros cuando son oposición y mineros cuando juegan como dueños de la pelota desde la conducción del Estado Provincial. Son las dudas que convertidas en acción política se expresan como contradicciones. La mismísima Ley 5001 (ahora Ley N° XVII-68) es un ejemplo de expresión de esas contradicciones. En su primer artículo establece “…Prohíbase la actividad minera metalífera en el ámbito de la Provincia del Chubut…” y en su segundo artículo habilita al Consejo Provincial del Ambiente (COPRAM) para que en 120 días realice “La zonificación del territorio de la provincia para la explotación de recursos mineros, con la modalidad de producción autorizada para cada caso”, y “la definición de las áreas en que se exceptuará la prohibición establecida en el artículo 1º.”. Más allá de que el plazo de ese segundo artículo ya caducó por no haberse ejecutados por más de 17 años, nos preguntamos ¿es posible en el mismo texto dictar la prohibición y una excepción que potencialmente anula o relatividad hasta el absurdo todo lo que prohíbe el espíritu de la ley?”.  

Para finalizar, el texto, indica que “el rechazo del INSTITUTO FUTALEUFU es el rechazo al modelo político que lo expresa desde cualquiera de esos espacios. En el planteo y compromiso para la formulación de un proyecto productivo industrialista y sustentable. Con el desarrollo de las economías regionales en escala, con el agregado de valor en origen y con el respeto del ambiente como paradigma contextual. Esto no es posible en el marco de un modelo político funcional a los intereses monopólicos. NO ES LA POLITICA: SON LOS POLITICOS FLOJOS DE CONVICCIONES. Conscientes de no ser los únicos que desde la política alentamos otros sueños seguiremos aportando a la Construcción de Unidad Para Lograrlo. Seguiremos diciendo NO ES NO”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí