Miles de vecinas y vecinos de Esquel demostraron en la noche del pasado lunes que la defensa del agua y de la vida no sólo atañe a unos pocos “ruidosos”, sino que es una lucha que tiene como protagonistas a muchas familias. Y que es así desde hace 18 años en la ciudad de Esquel.

El rechazo a la zonificación minera se hizo sentir durante el pasado fin de semana, además, en diversos puntos de la provincia lo que demuestra la unidad en el rechazo a la propuesta del gobierno provincial que tiene su intrínseca relación con los deseos del Ejecutivo Nacional.

Las calles de Esquel y de otras localidades fueron el epicentro del rechazo a una decisión política que se contradice con lo expuesto en la campaña previa a las elecciones. “Resistir el archivo” ya no es posible. Y si bien hay quienes parecen olvidar esos compromisos asumidos lo cierto es que los habitantes de la provincia no lo hacen.  

Tampoco olvidarán el tratamiento que este proyecto pueda tener en la Legislatura Provincial como así también el que se otorgue a la Segunda Iniciativa Popular que logró la firma de más de 30 mil personas.

En estos días la mirada pública está puesta en los legisladores quienes tienen la gran responsabilidad de tratar ambos proyectos. Para todos ellos el trabajo no será sencillo porque deberán responder, de alguna manera, a los lineamientos de sus partidos, a su propia conciencia y a la exposición pública.

No obstante es necesario recordar que al asumir las bancas todo ello era bien conocido y que el compromiso real es con ciudadanos de la provincia quienes no otorgaron tiempo atrás y no lo hacen ahora una licencia social para llevar a cabo emprendimientos mineros.  

Es importante entonces tener más que presente que nada de lo que se diga o se haga en esta instancia en la Legislatura provincial pasará desapercibido. Nada quedará en el olvido. El sentir del pueblo en las calles no puede ni debe obviarse.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí