Se cumplieron diez años de la sanción de la Ley de Glaciares. Un proyecto que se gestó con mucho debate e incluyó un histórico veto presidencial. Pero, después de tanto esfuerzo, se logró primero la promulgación, después la reglamentación y desde el año pasado, por una resolución de la Corte Suprema, lo que esperamos sea la implementación definitiva.

La Ley N°26.639 denominada Régimen de Presupuestos Mínimos para la Preservación de los Glaciares y del Ambiente Periglacial tiene como principal objetivo preservarlos como reservas estratégicas de recursos hídricos para el consumo humano; para la agricultura y como proveedores de agua para la recarga de cuencas hidrográficas; para la protección de la biodiversidad; como fuente de información científica y como atractivo turístico. Para la Ley los glaciares constituyen bienes de carácter público.

Desde el Bicho Reactor, magazine ambiental emitido por Fm del Valle (Trevelin), tuvimos la oportunidad de dialogar respecto al tema con Enrique Viale, presidente de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas. Viale ha asesorado a la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable del Senado y fue querellante en causas emblemáticas como la de daños y delitos ambientales contra la minera Barrick en San Juan, contra la firma agrícola Monsanto, el acuerdo entre YPF y Chevron en Neuquén o la causa en la Corte por el saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo.

El Dr. Viale, asemejó la Ley de Glaciares a una carrera de obstáculos donde “siempre te corren la línea de llegada, la meta”, recordó el veto en manos de Cristina Fernández, la falta de reglamentación, la mala aplicación de la Ley y por último una medida cautelar que duró casi nueve años. Afirmó que “siempre hay algo que hace que no logremos, a pesar de que pasaron diez años, una aplicación efectiva de la ley”.

Esta Ley histórica, que es uno de los principales logros en materia ambiental, estuvo y está atravesada por grandes enfrentamientos. Viale recordó cómo los lobbys actuaron sobre el poder Ejecutivo Nacional para lograr el veto, “un veto que se llamó el veto Barrick Gold (en referencia a la multinacional minera). Después, hicieron fuerza a través de los gobernadores; en ese momento estaba Gioja, que era gobernador de San Juan y era el que comandaba el lobby contra la ley, el lobby público”.

Más allá de que la Ley no ha logrado ser aplicada al 100%, 44 proyectos mineros se encuentran frenados gracias a ella. “Es uno de los máximos hitos legislativos del movimiento socioambiental en Argentina. La ley es fundamental y tiene consecuencias muy concretas en protección de los glaciares, de eso no tenemos dudas. Es interesantísima porque lo que protege son las fábricas de agua, nuestros tanques de agua” dijo Viale y explicó que los glaciares son los que nos dan agua permanentemente, van creando los ríos que cruzan gran parte de nuestro país y van dando vida y trabajo. “Son nuestras fábricas de agua, aunque técnicamente no lo sean, y esto está muy estudiado por ejemplo en Mendoza, los glaciares son los que nos dan agua en el momento que más la necesitamos, en el marco de un cambio climático global donde están retrocediendo y en muchos casos desapareciendo”

Una de las premisas de la Ley fue la creación de un inventario Nacional de Glaciares donde se individualizaran todos los glaciares y geoformas periglaciales que actúan como reservas hídricas. En relación a esto, Viale recordó que la Ley estableció 180 días para la creación de dicho inventario, el cual se publicó en 2016 (6 años después) luego de dos derrames de cianuro en la mina Veladero, en la provincia de San Juan. También hizo hincapié en lo incorrecto del documento al no utilizar las definiciones que establece la Ley. Se determinaron “17.000 cuerpos en total a pesar de tener, como dijimos, una definición acotada y no la que establece la ley, que dejó afuera a los glaciares de menos de una hectárea, que son muy importantes y también el ambiente periglacial donde fue muy reducida la definición que tomó el organismo encargado de relevarlo. Pero, aun así, hay 17.000 cuerpos viviendo que ahora están protegidos”, aseguró el abogado.

Si bien la Ley de Glaciares es básicamente una ley de protección de un recurso natural, uno de sus incisos establece la prohibición de la exploración y explotación minera e hidrocarburífera. Se incluyen en dicha restricción aquellas que se desarrollen en el ambiente periglacial. Al respecto Viale sostuvo que “es tan de sentido común, que no debería ser una ley. Es por ese inciso que el lobby minero se encargó y se encarga de demonizar, de intentar destruir la ley, de permanentemente amenazarla. Tiene un deja vú muy grande, ustedes lo conocen bien por estar ahí cerca de Esquel , donde a pesar de que hubo un plebiscito en el año 2003, es decir hace 17 años, la minera sigue, y sigue, y sigue dando vueltas y nunca para. Bueno esto es lo mismo, la amenaza contra la ley de glaciares sigue, y sigue y nunca para”.

“La lucha nunca termina y lo sabe bien el pueblo de Chubut” enfatizó el Dr. Viale, y concluyó “con la minería, mientras los minerales estén en las montañas, va a haber siempre intereses detrás de ellos, siempre. Entonces nunca hay que descansar y siempre hay que estar bien atentos para el momento en que hay que salir a las calles”

Por último le consultamos sobre el rol que cumple la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas a nivel social. En este sentido Viale reflexionó, “nosotros intentamos acompañar distintas luchas ciudadanas, con mucha dificultad, la asociación no es una ONG tradicional, sino que más bien un foro de abogados donde nos encontramos. Y la idea es esa, intentar acompañar distintas luchas en  todo el país, que es lo que venimos haciendo hace muchos años, dar como otra visión del derecho en materia de protección de la naturaleza”

Artículo de “Somos El Bicho Reactor”, programa que se emite por Fm del Valle 99.9 los miércoles de 19.30 a 20.30hs. Lo integran: Pablo Bauman Obredor, Juliana de Oro y Cristian Larrañaga.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí