El atraso de dos meses en el pago de los salarios por parte del Estado provincial como así también del Aguinaldo y de los acuerdos paritarios firmados en 2019 preocupa y ocupa a los trabajadores estatales.

En el transcurso de la semana los empleados de Vialidad realizaron un corte en el ingreso a la ciudad de Esquel a modo de protesta la cual fue acompañada por trabajadores nucleados en otros gremios y jubilados.

El reclamo unifica las protestas y es así que en la ciudad capital de la provincia también los trabajadores estatales hicieron sentir su reclamo con una vigilia frente a Casa de Gobierno.

En tanto se espera que se termine de definir cómo y cuándo llegarán los recursos aportados por la Nación (que deberán reintegrarse) los trabajadores hicieron sentir sus reclamos. Los anuncios de salida del pago escalonado generaron más dudas que certezas.  

La crisis económica que se prolonga en el tiempo genera preocupación, incertidumbre y angustia entre los trabajadores estatales. La falta de cobro de los salarios de esta parte de la población tiene su afectación directa en la comunidad desde el aspecto económico.

El sistema de salud también fue afecta con un paro por 120 horas iniciado el lunes precisamente en un momento en que es imprescindible contar con el recurso humano del sector.

La emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19 no puede esperar y cada decisión es relevante. La salud es prioridad, pero ello no parece posible si el personal no percibe sus salarios, si no puede solventar sus gastos cotidianos, si al agotamiento y a la preocupación por la situación deben sumar sus propias incertidumbres que afectan directamente en sus núcleos familiares.   

Encontrar soluciones, más allá de solicitar dinero prestado al Gobierno Nacional, para regularizar los salarios es urgente y necesario porque el Estado tiene la obligación de garantizar los servicios de salud, educación y Justicia, pero eso no es posible si sus trabajadores no perciben (en tiempo y forma) sus salarios. El tiempo no se detiene, y, como suele decirse, “la paciencia también se agota”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí